Alimentos. 15 mitos a examen

Las cuestiones dietéticas interesan tanto que todo el mundo habla de ellas, la mayoría de las veces sin conocimiento exacto. De hecho, muchas de las creencias que tenemos al respecto carecen de fundamento.
En MIA te ayudamos a desmontar algunas de estas ideas equivocadas.
1. La fruta hay que consumirla siempre entre horas. Hay quien piensa que tomada como postre engorda, pero en realidad aporta las mismas calorías antes o después de la comida. Lo que ocurre es que si la ingieres antes te sentirás llena y comerás menos de otros alimentos más calóricos.
2. Beber agua durante la comida engorda. El valor energético del agua es cero, no aporta ninguna caloría independientemente de cuándo la bebas. Sin embargo, tomar agua en la comida te permitirá apreciar mejor el sabor de los alimentos.
3. Los adultos no necesitan tomar leche. Aunque las necesidades de calcio son menores en los adultos, sigue siendo un mineral indispensable, muy abundante en la leche y sus derivados.
4. Los desnatados tienen menos calcio. Al retirar la grasa de la leche se pierden también las vitaminas asociadas a ella (A, D y E), que se añaden después para restablecer los valores iniciales, pero la cantidad de calcio no varía.
5. Si estás a dieta, el plátano ni probarlo. Una pieza de tamaño medio (160 g) tiene el mismo valor energético que una manzana mediana (200 g), alrededor de 100 calorías. Por lo tanto, no renuncies a él, simplemente toma menos cantidad.
6. Los huevos morenos son mejores. El valor nutritivo es el mismo (el color depende de la raza de la gallina), pero sí es cierto que se conservan mejor, porque esta cáscara es menos permeable.
7. Si tienes colesterol, olvídate de los huevos. Se ha comprobado que es la cantidad y el tipo de grasa que se toma en la dieta lo que más afecta a los niveles de colesterol en sangre. Si tus valores están muy elevados, consulta con el médico, pero, salvo que te indique lo contrario, puedes tomar hasta tres huevos por semana sin problemas.
8. Los zumos de piña y pomelo adelgazan. Ningún alimento tiene la propiedad de hacer adelgazar. Lo que sí es cierto es que las frutas, en general, son poco calóricas y nos aportan agua, vitaminas y minerales, por lo que su consumo está muy recomendado.
9. Los alimentos light no engordan. Son más ligeros que las variedades no light, pero es importante que leas el valor energético en la etiqueta para que conozcas las calorías que, de verdad, te aportan.
10. Si no mezclas tipos de alimentos puedes comer la cantidad que quieras. Este es el fundamento de las dietas disociadas, pero nuestro cuerpo es capaz de digerir hidratos de carbono y proteínas con la misma eficacia, independientemente de si se toman juntos o separados; lo que puede ocurrir es que se coma menos porque resulte aburrido.
11. Para perder peso, renuncia a los hidratos de carbono. Aportan las mismas calorías que las proteínas (4 por gramo) y tienen que estar presentes incluso en las dietas hipocalóricas.
12. La carne de cerdo perjudica al corazón. Es rica en ácido oleico, el mismo que contiene el aceite de oliva; por lo tanto, tomada con moderación y dando prioridad a las piezas más magras, puede formar parte de una dieta cardiosaludable.
13. Las vitaminas aumentan el apetito. Está comprobado que esto no ocurre con ninguna de ellas, y no hacen engordar porque no aportan calorías.
14. Las espinacas tienen mucho hierro. La idea que nos transmitió Popeye no es correcta. Se remonta a un lejano error que se produjo al escribir, en una investigación científica, la cantidad de hierro que contenían (se omitió una coma y apareció 27 en vez de 2,7 mg). Además, este hierro se absorbe peor que el de la carne o el pescado.
15. Todos los aceites vegetales son muy saludables. Las grasas insaturadas que contienen la mayoría de los aceites vegetales son cardiosaludables porque ayudan a reducir los niveles de colesterol en sangre, pero algunos, como el de coco o el de palma, contienen grasas saturadas.

Continúa leyendo