Obesidad, ¿Dónde Acumulamos lo que Comemos?

No todos los tipos de obesidad son iguales. En muchos casos y dependiendo del tipo de alimentación seguida, el exceso de kilos se acumula en determinadas  zonas del cuerpo. Según el doctor Jorge Pérez-Calvo, experto en el efecto energético y terapéutico de los alimentos, existen dos tipos de obesidad: una en la que el sobrepeso se acumula en la zona baja del tronco y otra en la que se deposita en la parte superior. No obstante, también puede definirse una obesidad mixta, en la que los kilos se acumulan en ambas zonas.
-Obesidad de la zona superior: se produce por la ingesta reiterada de un exceso de lácteos blandos (yogur, queso batido, flanes, natillas...), grasas, fritos, hidratos de carbono, frutas, harinas refinadas, almidones blancos (patatas, arroz, pan blancos...). Este tipo de obesidad es más o menos fácil de solucionar.
-Obesidad del área inferior: la ocasiona, sobre todo, las proteínas animales, como los lácteos duros (quesos curados, requesón, quesos tipo Burgos), carnes, embutidos, huevos. Se trata de una obesidad que requiere esfuerzo dejar atrás, ya que las proteínas animales se fijan más en el tejido reteniendo a su alrededor grasa y líquido.
De una forma más detallada, recorriendo las zonas corporales, el doctor establece qué tipo de alimentos (su exceso) se acumula en ellas:
-Cuello y papada: lácteos blandos, harinas, postres refinados, natillas, nata, mantequilla.
-Hombros: bollerías refinadas, yogur, fruta, lácetos blandos.
-Pecho: lácteos blandos, fruta, azúcar, dulces con azúcar refinada.
-Tripa: pan blanco, harinas blancas, grasas animales, vegetales refinados, frituras.
-Caderas: embutidos, lácteos duros, grasas animales.
-Nalgas: jamón, carne, huevos.
-Muslos: jamón, carne. embutidos.
¿Cómo podemos evitarlo? "Siempre que existe sobrepeso, obesidad o celulitis, es seguro que se produce un problema de deficiencia de bazo. De modo que, antes de emepezar cualquier dieta, lo mejor es tonificarlo", explica el doctor.  El hinojo, los picantes con moderación (pimienta negra), el jengibre y la cúrcuma ayudan a tonificar este órgano.

Continúa leyendo