Ortorexia: el trastorno de alimentación en la era de la redes sociales

¿Sabes exactamente qué es la ortorexia y por qué aparece? ¿Cómo podemos combatirlo y tratarlo?

Los trastornos relacionados con la alimentación están constituidos por una amplia variedad de desordenes psiquiátricos caracterizados por comportamientos específicos relacionados con la comida que ocasionan patrones dietéticos anómalos. La identificación y caracterización de los desórdenes mentales se realiza por el conocido como Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) cuya versión original realizada en 1952 (DSM-1), únicamente consideraba la anorexia nerviosa como trastornos relacionado con la alimentación.

La versión actual, el DSM-5, incluye la bulimia nerviosa, el trastorno de alimentación restrictivo o selectivo y el trastorno por atracón. En los últimos años esta emergiendo el término de ortorexia, que, aunque no cuenta con un diagnóstico formal, parece ser especialmente prevalente en nuestros días.

Ortorexia
Foto: Istock

El concepto de ortorexia fue acuñado en 1997 por Steven Bratman, que empleó la palabra ortorexia (en griego “apetito adecuado”) para describir una fijación por una alimentación adecuada. En concreto este autor analizó esta situación caracterizada en la rigidez de los hábitos dietéticos, basada en el ideal obsesivo de alcanzar la pureza dietética.

Aunque comer de manera saludable es uno de los principales objetivos en la mejora del estilo de vida y como prevención de muchas condiciones patológicas, ahora bien, en personas con ortorexia esta radicalización desencadena en pensamientos obsesivos sobre la comida, alimentación restrictiva y autocastigo con ayuno o ejercicio excesivo.

El estudio de la ortorexia es muy limitado hasta el momento, pero la evidencia preliminar sugiere que su prevalencia es superior en adultos jóvenes, con una representación similar entre sexos (estudio). Esta situación difiere de otros desordenes de la conducta alimentaria como la anorexia nerviosa, en la que se observa en mayor medida entre mujeres. Del mismo modo, otros factores psico-sociales se han asociado con la ortorexia, como conductas perfeccionistas, tendencias obsesivo-compulsivas e historial de trastornos afectivos.

En un interesante estudio se comprobó como los individuos con puntuaciones más elevadas en el método diagnóstico de ortorexia presentaron a su vez un deterioro en la función ejecutiva, entendida como el conjunto de habilidades que nos permiten el procesamiento e integración cerebral de la información para lograr una autorregulación y autocontrol cognitivo/emocional. Aún así, un historial previo de desórdenes de la conducta alimentaria parece ser el principal predictor relacionado con el riesgo de desarrollar ortorexia, ya que los individuos con anorexia y bulimia muestran una mayor vulnerabilidad de manifestar conductas asociadas a la ortorexia durante y después del tratamiento.

Qué es la ortorexia
Foto: Istock

En la actualidad las redes sociales constituyen una parte integral de la vida de la mayoría de jóvenes, tanto como medio de comunicación como de información. Tal es la relevancia de este asunto que diferentes estudios han evidenciado el uso de redes sociales (especialmente Instagram), la presión social ejercida por los medios comunicación y vivir en culturas occidentales como los principales factores de riesgo asociados al origen y desarrollo de ortorexia.

Además, en ese mismo estudio se observó que el desarrollo de ortorexia estaba relacionado con el tiempo que los jóvenes pasaban en Instagram, así como por la influencia de los denominados influencers a través del contenido que compartían con sus seguidores. Debemos tener en consideración que los jóvenes no necesariamente tienen la capacidad crítica para trazar una línea clara entre seguir una alimentación saludable y un desorden alimenticio, debido entre otros factores por la escasa educación nutricional en la etapa escolar, lo que incrementa su susceptibilidad ante el continuo bombardeo de información relativa con la alimentación.

En este momento quedan aún muchas incógnitas por resolver en relación a los aspectos clínicos de la ortorexia que tradicionalmente se ha caracterizado por la ausencia de una distorsión de la imagen corporal o el miedo a ganar peso corporal, además de centrarse en la calidad y no tanto en cantidad de comida.

Sin embargo, en los últimos años diversos investigadores sugieren que la ortorexia concurre con la internalización de una idealización de la delgadez, a pesar de que estas personas habitualmente niegan esto como un factor motivacional de sus hábitos dietéticos. Del mismo modo, los comportamientos asociados con la ortorexia suelen estar vinculados con la elección de alimentos por razones de control del peso corporal, y no tanto por la salud.

Miguel López Moreno

Miguel López Moreno

Soy dietista-nutricionista y actualmente me encuentro realizando una tesis doctoral en ciencias de la alimentación en el CIAL-CSIC. Imparto docencia universitaria en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), además de colaborar en la formación de posgrado en la Universidad Europea de Madrid (UEM) y en el Centro de Estudios Avanzado de Nutrición (CEAN). Formo parte de la junta de gobierno del colegio de dietistas-nutricionistas de Madrid (CODINMA) desde la vocalía de formación. Del mismo modo, compagino mi labor investigadora y docente con la nutrición clínica en Training Boutique y con la divulgación científica a través de la cuenta @nutreconciencia.

Continúa leyendo