Pepino: ¿cuáles son sus propiedades y beneficios?

Ligero, refrescante, rico en agua y genial para los meses en los que empieza a hacer más calor. El pepino será tu aliado a la hora de perder peso y mejorar tu tránsito intestinal, y podrás incluirlo en muchas recetas. Te contamos cuáles son sus características y por qué deberías incluirlo en tu dieta.

Hay frutas y verduras que con tan solo verlas (y saborearlas) recuerdan a verano, a un bocadito sencillo en los días calurosos. Ocurre con la sandía o el melón, y por supuesto con el pepino. Este último es la estrella de numerosas ensaladas y picoteos, especialmente por lo fácil que es de preparar. Y por lo bueno que está, claro. 

El pepino es una verdura de primavera que nace de una planta rastrera proveniente de la familia de la calabaza. Es fácilmente reconocible por su color verde oscuro, forma alargada y tamaño variable. Bajo la corteza se esconde un interior carnoso, jugoso y blanquecino, repleto de agua. Su textura es firme y su sabor es muy suave, que a veces puede ser tildado de insípido. No obstante, si todavía no está maduro quizá te resulte amargo. Si eso ocurre, introdúcelo en un bol con agua fría durante unos cuatro minutos. Esto hará que pierda parte de su amargor. 

Si eres de las que todavía no ha incluido esta verdura en su repertorio primaveral (aunque puedes encontrarlo fácilmente durante todo el año), te damos motivos para hacerlo. 

Características y beneficios

Si por algo triunfa el pepino es por ser muy ligero, ya que apenas contiene calorías. De hecho, por cada 100 gramos de producto contiene unas 15 calorías (¡solo!). También contiene fibra, proteínas de origen vegetal y muy, muy poca grasa, casi inexistente. Respecto a los hidratos de carbono, no llega a los 2 gramos por cada 100 de pepino. Por sus características es considerado un alimento ideal para personas que sigan dietas de pérdida de peso. La cantidad de agua que contiene, además, le convierte en un potente diurético que te ayudará a evitar la retención de líquidos.

El pepino también actúa como antiinflamatorio (previene una producción excesiva de óxido nítrico) y es altamente antioxidante. Los betacarotenos, el manganeso y las vitaminas del grupo C que contiene hacen que sea ideal para combatir los radicales libres. Y su contenido en fibra insoluble (además del agua) previene el estreñimiento y favorece el correcto funcionamiento de nuestro tránsito intestinal. 

Y como bonus track: ¡es perfecto para los diabéticos! Posee un índice glucémico muy bajo, por lo que no produce el aumento de glucosa en sangre. De ahí que sea un alimento muy recomendado para personas con esta dolencia. 

Cómo incorporarlo a tu dieta

Lo más habitual es consumir el pepino en ensalada (en crudo) y quedará perfecto acompañado de tomate, cebolla, pimiento rojo y verde y algunos extras como queso feta, huevo o atún en conserva. Todas estas opciones son muy sencillas y apenas te llevarán cinco minutos, pero si tienes alma de cocinillas quizá el cuerpo 'te pide' algo más.

El pepino también puede convertirse en el protagonista de sopas y cremas frías (con aguacate, en forma de gazpacho o incluso mezclado con yogur y menta), y aportará un toque original y fresh a todas tus creaciones. Y si eres fan de los aperitivos, una crudité acompañada de salsas ligeras siempre será buena idea. O si te apetece dar rienda suelta a tu creatividad, elabora unos rolls de pepino rellenos de queso ligero, atún o jamón. ¡Verás cómo triunfan!

Y por supuesto, el pepino también se bebe. Inclúyelo en tus recetas de smoothies para aportar un toque extrafresco o corta unas rodajas para añadirlas a tu jarra de agua junto a un poco de limón y menta. ¿Estás lista para amar este ingrediente?

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo