¡Pesca Más Neuronas!

Consumiendo pescado con frecuencia. Así de sencillo puedes proteger tu memoria. Y todo gracias a los ácidos grasos, omega 3 y 6, que presenta, ya que trata de moléculas que facilitan la transmisión de información de una neurona a otra. ¿Qué tipo de información? Ni más ni menos que el entramado de sensaciones, pensamientos y recuerdos que nos constituyen como personas, tal como explica la doctora Pilar Senpau. "Una parte importante de la composición de la membrana de las neuronas son ácidos grasos, un tercio de los cuales, aproximadamente, tienen que ser poliinsaturados", afirma. Nuestro organismo no puede fabricar estos ácidos grasos; por eso, tenemos que obtenerlos de la alimentación. Los omega 3 y 6, que son ácidos grasos poliinsaturados, son esenciales para pensar y recordar. Y, dentro de la familia de los omega 3, son especialmente importantes para el cerebro los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, el DHA y el EPA.
Además de proteger nuestro cerebro, los omega 3 cuidan nuestro corazón, ya que intervienen activamente en la modulación del colesterol y los triglicéridos. Y no sólo eso: también actúan en la respuesta inflamatoria, pues participan en la formación de sustancias -parecidas a las hormonas- que contribuyen al alivio del dolor articular.
¿En qué alimentos podemos encontrar ácidos grasos omega 3? La doctora explica: "La mejor fuente de omega 3 de la variedad EPA y DHA es el pescado azul de aguas frías, que lo obtienen del fitoplacton". Así, el salmón, la caballa, la sardina y el atún (frescos o en lata) no deben faltar en la dieta. También son ricos en ácidos grasos los frutos secos y las semillas (sobre todo, las de lino), pero sus omega 3 tienen que ser convertidos en EPA y DHA por el organismo, mientras que el pescado azul lo aporta directamente.
¿Cuál es la dosis correcta? Dos o tres veces por semana (de 100 a 125 gramos por ración).

Continúa leyendo