Pimientos de Padrón: ¿cuáles pican y cuáles no?

Cantar el dicho es muy divertido pero... Como te toque uno que pica, a ver quién ríe. Le preguntamos su secreto a una experta en pimientos de Padrón.

Las personas que trabajan con ellos cada día tienen sus trucos, y no es tanto que no puedan revelarnos sus secretos, como que, por mucho que confiesen... De poco nos va a servir. Hay que tener los sentidos perfectamente acondicionados a la tarea de separar los pimientos del Padrón que pican, de los que no.

Pero si aun así queremos hacernos los entendidos, hablamos con Milagros González, presidenta de A Pementeira. "Esta es una pregunta muy común y muy difícil de responder", confirma. "Los profesionales que nos dedicamos a su cultivo los reconocemos por los años de experiencia y la sabiduría transmitida por nuestros mayores. Y aun así, alguno se escapa".

Los trucos

Los pimientos que pican, dice la experta, "se reconocen por la vista (los pimientos de mayor tamaño tienen más capsicina, y, por tanto, más probabilidad de picar), por el tacto (son muy duros y al apretarlos hacen un leve crujido) y por el olfato (tienen un olor a picante muy característico)". Y claro, por el gusto. Si te queda la duda, ¡no te queda más remedio que probarlo! Una vez fritos es imposible distinguir unos de otros, pero ahí reside la gracia y el suspense: "¿me tocará, no me tocará?"...

También te puede interesar:

Continúa leyendo