5 platos de la cocina americana que no conoces

Dos dulces, dos salados y un pan que sirven como ejemplo de lo mucho que nos queda por descubrir de la cocina estadounidense.

Estados Unidos es enorme. Menuda perogrullada, ¿verdad? Como si no lo supieras. Esto es una obviedad, pero es necesario recordarla antes de abordar esta pieza que pretende abrir tu mente hacia un universo que creemos tener más explorado de lo que en realidad conocemos, el de la cocina norteamericana.

Hamburguesas, bagels, sándwiches como el pastrami, tarta de queso estilo New York, sopa de tomate, pasta con albóndigas (meatballs), pizzas estilo fast food… Todas estas elaboraciones son protagonistas en Estados Unidos, de manera que no has vivido engañado todos estos años pensando en que esto era comida estadounidense. Pero hay mucho más en un país tan grande y variado a nivel cultural como este. Y nuestro objetivo es que te animes a abrir esta puerta de par en par. 

Para ello, te traemos cinco ejemplos concretos. Recetas que nada tienen que ver las unas con las otras pero que dan muestra de lo mucho que nos queda por descubrir de la cocina de Estados Unidos. Hemos incluido dos elaboraciones saladas, un pan distinto al que estás acostumbrado a tomar en España y dos recetas dulces sencillas pero muy típicas en el país de las barras y las estrellas. 

No te vayas a esperar, eso sí, cocina refinada y muy equilibrada, sobre todo en los dulces, porque en términos generales, la repostería norteamericana es muy dulce. Seguramente la más desequilibrada y exagerada en este sentido dentro de las más conocidas del mundo. Otra cosa son los salados, donde hay platos realmente ricos y muy elaborados, con materia prima de calidad y con una base histórica detrás. Los dos ejemplos que te vamos a describir a continuación así lo demuestran.

S'more

Este es el nombre de un postre tradicional en Estados Unidos y Canadá elaborado a base de las famosas marshmallows, las nubes de toda la vida, también llamadas malvaviscos. Es muy típico comer este dulce en fiestas o reuniones nocturnas y se hace de una forma muy sencilla: metiendo una nube ligeramente tostada con una capa de chocolate con leche de tableta (se funde con el calor de la nube) entre dos trozos generosos de galleta. Para que sea un  s'more auténtico estas últimas han de ser tipo Graham.​

Sopa de almejas de Manhattan

Cambio de registro radical; de dulce a salado. Las sopas son protagonistas en la gastronomía de todo Estados Unidos, especialmente en las regiones de climas fríos. Esta versión está elaborada con un caldo claro, especias, verduras, tomates y almejas, y se sirve sobre todo en los restaurantes de Nueva York, Rhode Island y los estados vecinos. No es lo mismo que otra sopa de almejas famosa, la de Nueva Inglaterra, que incluye patata, aunque podría ser el origen de esta. Otras fuentes apuntan a la cocina italiana como la fuente de inspiración para esta receta ideal para los meses fríos. 

Cornbread

El pan de maíz norteamericano es una elaboración salada en origen, aunque se puede utilizar como base de recetas dulces. Se trata de un pan rápido, que no necesita fermentación, no apto para celíacos porque lleva harina de trigo también, ideal para acompañar carnes con salsas, como por ejemplo el tradicional “meat & three” de los estados del Sur, donde este pan es un clásico. También sirve para acompañar sopas, para untarlo con un poco de mantequilla simplemente. Puedes meter un queso fuerte y hierbas aromáticas en la masa para hacer una versión más original en clave salada.

Jambalaya

Hemos leído este plato típico de la cocina cajún y la criolla porque es la gastronomía mejor valorada de todo el país. Se concentra en el sur de los Estados Unidos, sobre todo en el estado de Louisiana. Los cajunes son descendientes de los franco-canadienses expulsados de Nueva Escocia en 1755; la mayoría se instaló en esta zona del país, a donde llevaron sus tradiciones culinarias. La cocina criolla, en cambio, tiene semejanzas con esta pero también toma tradiciones caribeñas e italianas, entre otras. Esta última es una cocina más urbanita, propia de la ciudad de Nueva Orleans.  

Dentro de su enorme riqueza culinaria, el gumbo (otra sopa) y el jambalaya son seguramente sus platos icónicos. Este último es un plato muy versionado en cada casa. En la cocina cajún no lleva tomate y si lo lleva en la versión criolla. El jamón, de ahí su nombre, es el ingrediente esencial del plato, donde también es protagonista el arroz.  Además, suele llevar otras elaboraciones del cerdo como  salchichas, pollo y gambas, todo ello aderezado con especias al gusto.  

Scones

Al leer el nombre habrás pensado que si que conoces a estos panecillos individuales típicos del Reino Unido, pero la versión norteamericana es muy diferente. Son bollos elaborados con mantequilla de textura agradable que como base se hacen con copos de avena habitualmente. El resultado de su masa densa es un bollo quebradizo pero tierno en boca, lo cual les diferencia, por ejemplo, de las cookies. Se suele consumir en los desayunos y meriendas y como son sabrosos por sí solos, normalmente no llevan más ingredientes ni aderezos, aunque la versión con uvas pasas es bastante popular. Son un clásico de las cafeterías. 

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo