¡Poco Sexo y Peor!

Es el último 'regalito' de la crisis. El dato es el siguiente: un 34 % de los españoles afirma que la preocupación por la situación económica del país ha repercutido sobre su deseo sexual. El apetito sexual y la crisis no están bien avenidos. Un tercio de nosotros  han disminuido la frecuencia y la calidad de sus relaciones sexuales debido al estrés y la ansiedad que le generan las circunstancias actuales. A estas conclusiones han llegado los expertos en sexología en el estudio sobre satisfacción sexual realizado por la farmacéutica Pfizer en siete países europeos mediante un cuestionario online.
La media de nuestras relaciones sexuales por semana es de unas dos veces (1,7), con una duración de veinte minutos cada una. La cifra es ligeramente superior a la media europea (1,6 veces por semana), y solo es superada por los italianos (1,8 relaciones por semana), que encabezan el ranking. Sin embargo, a pesar de que nos situamos por encima de la media, nuestros porcentajes en cuanto a actividad sexual se han reducido con respecto a otros años; en 2010 dedicábamos una media de dos horas semanales al sexo, y ahora ¡tan sólo una media de 34 minutos a la semana! Algo no marcha bien...
Según el doctor Vicente Bataller, sexólogo, psicoterapeuta y presidente de Sexólogos Sin Fronteras, estas estadísticas demuestran que "cuando una persona tiene problemas  internos y externos como, por ejemplo no tener ingresos, estar en paro o pensar que le pueden despedir, repercute sin duda en su deseo y en su estado de ánimo y disminuye la frecuencia y la calidad de las relaciones sexuales".
"Debido a la crisis económica cuatro de cada diez parejas españolas tienen problemas añadidos por este motivo", afirma el mismo experto. No obstante, los resultados de la encuesta ponen de manifiesto que la gran mayoría de nosotros deseamos que el tiempo dedicado al sexo sea lo más satisfactorio posible.
Así, el 96 % de los encuestados considera importante la satisfacción y la buena calidad de las relaciones, y a un 82 % les gustaría mejorar su vida sexual. Este último grupo supone el porcentaje más alto de toda Europa (casi 20 puntos por encima de la media), y se cree que está relacionado con la falta de educación sexual (una asignatura siempre pendiente).
El sexo es más que sexo: es salud. Su práctica incrementa hormonas como la dopamina y la oxitocina, relacionadas con el bienestar, la buena comunicación  y el cariño a las personas.
Te pueden ayudar en:
PsicoNatural (Granada).
José Bustamante Bellmunt (Alicante).
Centro Terapéutico Gaztambide (Madrid).
Marián Ponte (Barcelona).

Continúa leyendo