Podología infantil, no la descuides en la vuelta al cole

Zapatos, formas de andar y uñas son solo algunas de las cosas a tener en cuenta.

Los pies son los grandes olvidados, tanto por mayores como por pequeños. Sin embargo, hay que prestarles mucha atención, sobre todo en los primeros años, pues son los que nos soportan, literalmente, durante toda la vida.


Con la vuelta al cole es recomendable revistar todo el calzado de los más pequeños pues es posible que tras el verano muchos de los zapatos cerrados, como deportivas, ya no les valgan. Además de proveerles del calzado que mejor les vaya de talla es conveniente seguir algunas indicaciones con respecto a la edad de cada niño.


Cuando son muy pequeños, hasta que cumplen el año, no necesitan un calzado en sí, pues todavía no andan, por eso basta con algo que les proteja de las inclemencias. Desde el año y medio hasta los cuatro, el zapato que mejor les irá será un con suela flexible y acabados en puntera, para que les sirva un poco más.

El siguiente tramo de edad, desde los 4 a los 7, los niños ya caminan como lo harían de adultos. Las suelas deben ser ya más gordas y con flexibilidad en la parte delantera, para que puedan mover los dedos cómodamente. A partir de los 7 años habrá que pasar a un calzado más de adulto, con contrafuertes en la zona del palón, suelas gruesas y con aspecto resistente.


Además de seguir estas indicaciones conviene ver cómo caminan los niños. El que se tropiecen o se caigan a menudo puede ser sinónimo de algún problema plantar como pies planos, por ejemplo, y habrá que acudir a un podólogo.


Las uñas también hay que tenerlas muy en cuenta, para que no acaben causando problemas en la piel.

Continúa leyendo