Pollo o pavo: ¿qué carne es mejor?

El pollo y el pavo son carnes consumidas diariamente por todos a veces de manera indistinta. ¿Verdaderamente elegimos entre una y otra por razones más allá de su sabor? Hoy te exponemos diferencias entre estos dos tipos de carne y cuál de las dos te reporta más beneficio.

¿Pollo o pavo?
Freepik

El pavo y el pollo son dos aves de carne blanca cuyo consumo se encuentra muy generalizado a nivel mundial. Todos sabemos que a la hora de establecer una dieta sana y variada, es imprescindible la introducción de este tipo de alimentos pero, también es común que nos preguntemos: pollo o pavo, ¿qué carne es mejor?

Así que bien sea por cuestiones de salud, por que estés pensando en ponerte a dieta o simplemente porque hayas decidido cuidarte, es importante que conozcas las diferencias fundamentales entre ambos alimentos.

El contenido en grasa

El porcentaje de grasas en la carne de pavo es inferior al que podemos encontrar en el caso del pollo. Por tanto, consumiendo la misma cantidad de ambos alimentos, el aporte calórico es menor en el primer caso. 

Por tanto, en caso de dietas de adelgazamiento en las que busquemos rebajar el número de calorías consumidas, la mejor opción será combinar por ejemplo una pechuga de pavo con otros alimentos que nos aporten fibras, tales como frutas y verduras.

 

El porcentaje de grasas en la carne de pavo es inferior al que podemos encontrar en el caso del pollo.

Proteínas y metionina

Tanto el pollo como el pavo son carnes blancas ricas en proteínas con un alto valor biológico. Pero es de nuevo en el caso del pavo dónde encontramos un dato más favorable, siendo mayor el aporte de proteínas por cada gramo de carne.

También el pavo presenta un mayor contenido en un aminoácido esencial llamado metionina. Este aminoácido se ocupa de la absorción correcta de las proteínas por parte de nuestro organismo.

 

El calcio y otros micronutrientes

Otra diferencia nutricional que podemos encontrar es el aporte de calcio. De nuevo la carne de pavo nos aporta una mayor cantidad. Así que la carne de pavo también es la más recomendable si queremos mantener sanos nuestros huesos.

Otros micronutrientes como el como el potasio también se encuentra una proporción superior. 

También cabe destacar que, a pesar de que el aporte de hierro es el mismo en ambos casos, el  contenido en sodio de la carne de pavo es inferior. De esta forma, si sufrimos algún problema de hipertensión, u otro que nos obligue a limitar la ingesta de sal, la elección de la carne de pavo es la más beneficiosa en nuestro caso.

También la carne de pavo nos aporta mayor cantidad de ácido fólico y es recomendada para las personas con alto nivel de ácido úrico, por su menor contenido en purinas.

 

El colesterol

Si tenemos problemas de colesterol y queremos controlar sus niveles en sangre, lo más adecuado es consumir carne de pavo. El contenido en colesterol de la carne de pollo es superior.

 

En cualquier caso, a pesar de que el análisis nutricional podría hacernos concluir que el pavo es la mejor opción, la carne de pollo igualmente es una buena elección a la hora de aportar nuestra dieta proteínas magras. Lo mejor es combinar ambas o elegir según nuestros gustos o preferencias.

Recuerda que elijas el tipo que elijas, pollo o pavo, siempre debes combinar la dieta con una gran proporción de frutas y verduras para obtener todos los nutrientes que necesitas.

Continúa leyendo