Vídeo de la semana

¿Por qué comer ajo es bueno? (excepto para los vampiros)

Los beneficios de este pequeño gran alimento son muchos y también tiene su parte de leyenda como repelente de 'chupasangres'. La culpa la tiene la alicina...

es bueno comer ajo
iStock

¿Algún vampiro en la sala? Esperemos que no, porque vamos a hablar de su gran enemigo y amigo para el resto de los humanos. Comer ajo es bueno, no solo porque aporta sabor como condimento a otros alimentos, sino porque tiene una serie de propiedades muy beneficiosas. Se trata del bulbo comestible de una planta de la familia de las azucenas, originaria de Asia central y ha sido utilizado con fines de salud por culturas como la egipcia, la griega, la romana, la china y la japonesa.

El ajo posee un alto valor nutritivo, es rico en vitamina C y B6, entre otras, y tiene muy pocas calorías. Pero, además, sus beneficios para la salud han sido ampliamente estudiados y las conclusiones de los expertos son claras. Comer ajo es bueno para todas estas cosas...

1- Para el corazón. Mejora la circulación sanguínea, ya que provoca vasodilatación gracias a la vitamina B. La Fundación Española del Corazón (FEC) recomienda incluirlo en la dieta porque protege la salud cardiovascular, además de ser depurativo, antiséptico y antibacteriano. 

2 - Para los huesos. Gracias a su alto contenido de selenio y sulfuro que protegen las articulaciones.

3 - Para abrir el apetito. El ajo estimula las mucosas gastrointestinales, lo que provoca un aumento de las secreciones digestivas y de la bilis preparando el tracto digestivo para la digestión. Además es un potente antibiótico natural para las afecciones de estómago.

4 - Para bajar el colesterol. Un estudio publicado en la revista Journal of Nutritional Biochemistry demostró tras un experimento que el ajo era capaz de bajar los niveles de colesterol, así como la presión arterial.

5 - Para los resfriados. Porque tiene efecto descongestionante y refuerza el sistema inmunológico, haciendo que el cuerpo esté más preparado para defenderse de las agresiones externas. Así que ejerce como elemento de prevención.

Lo mejor es consumirlo crudo, porque mantiene todas sus propiedades intactas. Pero... ¿qué pasa con el mal olor? Esta es una de sus mayores contraindicaciones, aunque puedes combatirlo comiendo manzana cruda, lechuga o masticando hojas de yerbabuena. El fuerte aroma del ajo y el sabor que deja en la boca está provocado por la alicina, el principal compuesto de azufre que se libera cuando se corta o se mastica. Eric Block, profesor emérito de química en la Universidad de Albany State University of Nueva York y autor de 'Garlic and Other Alliums: The Lore and the Science', explica lo siguiente: "La razón de la presencia de compuestos de azufre en el ajo es permitir que el bulbo de ajo sobreviva mientras está en el suelo, donde está rodeado de depredadores microscópicos y más grandes. Los compuestos malolientes y ardientes que se liberan cuando se rompe el diente de ajo sirven para disuadir un ataque posterior". Interesante...

Ajo beneficios vampiros
iStock.

Precisamente la alicina es la que ha ayudado a que prolifere la leyenda del ajo como repelente de vampiros. Se cree que estos eran en realidad personas con una enfermedad de la sangre llamada porfiria, para la que tanto la luz solar como el consumo de este bulbo están contraindicados. De ahí que la mítica imagen de las ristras de ajo para luchar contra estos peligrosos Dráculas y sucedáneos del cine y la literatura se haya popularizado. 

Continúa leyendo

#}