¿Por qué deberías incluir el pomelo en tu dieta?

Este cítrico es muy apreciado debido a su alto contenido de vitamina C. ¿Quieres conocer cuáles son todas sus propiedades? Te las contamos a continuación.

El pomelo no es de las frutas más consumidas en nuestro país, sobre todo debido a la hegemonía de otros cítricos como la naranja o el limón. Pertenece a la familia de los cítricos, grupo de alimentos muy apreciado debido a su alto contenido de vitamina C. Es bajo en calorías y alto en nutrientes, minerales y vitaminas, lo que la convierte en una fruta con grandes beneficios para la salud.

Está compuesto en un 90% por agua por lo que su contenido calórico es muy bajo (no llega a las 40 kcal por cada 100 gramos de fruta). Aporta minerales como el potasio, el magnesio y ácido fólico, entre otros. Las vitaminas B1, B2 y A también están presentes en su composición. Ahora bien, si por algo destaca el pomelo es por su alto contenido de vitamina C, responsable de gran parte de sus beneficios, que te resumimos a continuación. 

Ayuda a fortalecer el corazón

Según la Asociación Americana del Corazón, el pomelo es muy beneficioso para este órgano gracias a su alto contenido de flavonoides, que desempeñan un papel importante a la hora de prevenir las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. Estos poderosos antioxidantes también intervienen en la regulación del colesterol y los triglicéridos. Por tanto, el pomelo es la fruta ideal para fortalecer no solo el corazón, sino también todo el sistema circulatorio.

Combate el envejecimiento

El pomelo pertenece a la familia de los cítricos, cuyos niveles de vitamina C son elevados. Esto los convierte en frutas muy apreciadas a la hora de combatir el envejecimiento. La vitamina C ayuda a la producción de colágeno, lo cual hace que los tejidos conserven su elasticidad durante más tiempo.

Es un potente antioxidante

Sin duda la gran ventaja del pomelo es su gran poder antioxidante gracias a la vitamina C, anteriormente mencionada. También posee otros antioxidantes, que desempeñan un papel crucial a la hora de proteger el organismo de los radicales libres. Son el licopeno, al que se atribuyen propiedades antiinflamatorias; el betacaroteno, que reduce el riesgo de desarrollar afecciones crónicas y trastornos relacionados con la vista y las flavanonas, que reducen la presión arterial y los niveles de colesterol.

Acelera el metabolismo

Si estás tratando de perder peso, el pomelo puede ser un gran aliado, siempre que lo consumamos dentro de una dieta saludable, pues por sí mismo no hace milagros. Una de las propiedades más importantes que se le atribuyen es que ayuda a acelerar el metabolismo. Según una investigación publicada en el Journal of Medicinal Food, el pomelo podría tener efectos positivos sobre la pérdida de peso, especialmente si se consume antes de las comidas.

Reduce el riesgo de ictus

Según la Asociación Americana del Corazón, comer una mayor cantidad de un compuesto que se encuentra en los cítricos puede disminuir el riesgo de ictus isquémico en las mujeres. Según este estudio, los participantes que que comieron más cantidad de cítricos tenían un riesgo un 19% menor de accidente cerebrovascular isquémico que las que tomaban mucha menos.

Continúa leyendo