Vídeo de la semana

¿Por qué el sedentarismo aumenta las posibilidades de sufrir alopecia?

La falta de actividad física, unida a una mala alimentación, da lugar a ciertas patologías que pueden influir en el estado de salud del cabello.

Un estilo de vida sedentario puede causar problemas de salud a muchos niveles: el sistema inmunitario no funciona tan bien como debería, los huesos se debilitan, podríamos perder masa muscular, tener problemas para metabolizar grasas y azúcares... La lista de problemas que puede acarrearnos es larga. Pero, ¿sabías que también influye en la salud capilar? Diversos estudios han demostrado que el sedentarismo y la alopecia están relacionados. 

Las personas que llevan un estilo de vida sedentario no practican ejercicio, ni siquiera moderado. Una de las principales consecuencias de este estilo de vida es la obesidad, que deriva en riesgo cardiovascular. Las investigaciones han demostrado que también aumentan los riesgos de diabetes tipo 2, hipertensión, apnea del sueño y ciertos tipos de cáncer.

Sedentarismo y alopecia: ¿cómo están relacionados?

La práctica de ejercicio físico aumenta la producción de serotonina, hormona que nos ayuda a combatir el estrés. A nivel capilar, el ejercicio físico es clave pues produce una mayor oxigenación del cuero cabelludo, lo que activa la circulación sanguínea, favoreciendo el crecimiento de los folículos pilosos. De este modo, se eliminan las toxinas a través del cuero cabelludo, clave a la hora de asegurarnos un correcto funcionamiento de los ciclos habituales de crecimiento y caída del pelo.

La obesidad se caracteriza por un exceso de grasa corporal que afecta al cabello, pues daña el folículo piloso, lo cual deteriora la regeneración del ciclo de crecimiento del pelo. Una grasa corporal en exceso puede desencadenar una pérdida de cabello, pues puede producir el agotamiento de las células madre del folículo piloso, al enviarles señales inflamatorias. Esto provoca daños en el ciclo de crecimiento y regeneración del cabello, pues los folículos se bloquean.

Diversos estudios han demostrado que la pandemia ha tenido un efecto negativo sobre la salud capilar. La falta de actividad física producida por las restricciones y la mayor ingesta de alimentos de peor calidad son los dos factores que han provocado debilitamiento y pérdida de cabello en muchas personas, según demuestra un estudio de la Facultad de Ciencias de la Salud de Barranquilla (Colombia).

Además de la práctica de ejercicio físico, se recomienda cuidar mucho la dieta para tener un pelo bonito y fuerte. De hecho, esta parte del cuerpo es una de las que más acusa la mala alimentación. Por eso es clave que no nos falten las proteínas provenientes de los huevos o de la carne roja, pues lograrán que el pelo esté más fuerte. Por otro lado, el hierro de las espinacas evitará roturas, y el betacaroteno presente en las zanahorias fortalecerá el cuero cabelludo.

Otros factores que intervienen en la pérdida de cabello

En la pérdida de cabello influyen muchos otros factores, como los antecedentes genéticos. De hecho, la causa más común de la pérdida del cabello es un trastorno hereditario (alopecia androgénica) que ocurre con el envejecimiento. Cambios hormonales producidos durante el embarazo o menopausia, o problemas de tiroides también pueden estar detrás de este problema. Además, los peinados que tiran mucho del cabello pueden provocar la pérdida de cabello por tracción. 

Continúa leyendo