Vídeo de la semana

Por qué escribir un diario

Alguien lo podrá considerar una pérdida de tiempo, pero escribir tus vivencias cada día te ayuda a comprenderte, a expresar lo que sientes.

Alguien lo podrá considerar una pérdida de tiempo, pero escribir tus vivencias cada día te ayuda a comprenderte, a expresar lo que sientes. Descubre por qué escribir un diario es un acto catártico que tiene muchos beneficios.


Anotar cada día lo que te ha pasado, cómo lo has interpretado o lo que has sentido ante determinadas situaciones te ayuda a conocerte y, en consecuencia, a saber afrontar en el futuro determinadas circunstancias de la vida.
Enumerar todas las situaciones vividas ayuda a ordenar la psique: algunos psicólogos lo recomiendan como un instrumento más de autoayuda. El "exponerte" a ti mismo te da confianza. Al materializar lo que sientes sobre las páginas de un diario potencias tu autoestima y tu motivación, descubres áreas de tu psique que a veces son absolutamente desconocidas para todos, incluso para ti misma. Posteriormente la lectura del diario sirve de autocuración: tanto escribir como leer sirve para superar periodos críticos de la vida y momentos dolorosos, para cicatrizar heridas y cerrar etapas.


Escribir reduce el estrés mental, por lo que supone una mejora tanto psicológica como física. Escribir un problema ayuda a ver un asunto con mayor claridad y perspectiva: se contemplan con más claridad pros y contras y se pueden llegar a alcanzar más claramente las soluciones. Hay quién considera que escribir un blog es como tener un diario, pero el hecho de que tu diario no vaya a leerlo nunca nadie y sea íntimo hace que te desnudes ante él y seas totalmente sincera, cosa que no ocurre con un blog que está al alcance de todo el mundo y en el que filtras y censuras cosas que no quieres que se descubran.

El diario además te ayuda a tener disciplina, te obliga a dedicarte a ti misma unos minutos cada día, a reservar un tiempo y un espacio de introspección, de sinceridad, de análisis. Además, escribir mejora tu creatividad y tu capacidad de expresarte: utilizas nuevo vocabulario, inventas nuevas formas de expresión, de descripción de hechos y sentimientos. Así también desarrollas tu imaginación.


Así el diario se convierte en una buena herramienta en la vida: te ayuda a crecer, a conocerte, a reflexionar y a memorizar. Ayuda a tu mente a recordar lo que sentías, cuando y cómo lo sentías. Eso, en el futuro, puede serte también de mucha ayuda.

Continúa leyendo