Vídeo de la semana

Por qué la dieta keto podría ser menos efectiva en mujeres

Una reciente investigación sugiere que este plan alimenticio podría no ser la manera más eficaz de perder peso para las mujeres.

Es una de las dietas de moda, pero un nuevo estudio sugiere que la dieta keto podría no ser muy eficaz para las mujeres. Este plan de alimentación propone reducir el consumo de hidratos de carbono y aumentar las grasas, lo cual obliga al cuerpo a entrar en cetosis, estado metabólico en el que el cuerpo utiliza las grasas como fuente de energía en lugar de glucosa. Si la estás poniendo en práctica, esta nueva investigación te interesa.

Esta popular dieta funciona de manera similar al ayuno intermitente, que restringe la ingesta calórica a un pequeño espacio de tiempo durante el día. Cuando no comemos, el cuerpo se queda sin reservas de azúcar y se ve obligado a utilizar las grasas, que se convierten en cuerpos cetónicos que el cuerpo puede utilizar a modo de combustible.

Las mujeres metabolizan la grasa de manera diferente

Científicas de la Universidad de California han estudiado el impacto a nivel molecular de la popular dieta cetogénica o keto. "Es sorprendente que el cambio metabólico entre el azúcar y la grasa no lo comprendamos todavía. Pero si lo hacemos, podremos decirte si la keto es adecuada para ti ”, explica en la nota de prensa la doctora Sarah Radi. Han llevado a cabo ensayos en animales, y estos apuntan a que la dieta cetogénica podría no ser la más efectiva para las mujeres. ¿El motivo? Las mujeres metabolizan la grasa de manera diferente a los hombres.

La doctora Sarah Radi y la profesora de biología molecular Frances Sladek han estudiado esta dieta y han llegado a una hipótesis sobre cómo funciona la misma. La clave reside en la proteína llamada HNF4, presente en el hígado. Se trata de un factor de transcripción, que convierte el ADN en ARN, que después se convierte en nuevas proteínas, y se presenta en dos formas, P1 o P2.

Las científicas observaron que la P2 aparece en mayores cantidades hacia el final del día, lo cual podría ser la explicación a por qué los ratones no engordaban tanto cuando su tiempo de ingesta era restringido, incluso aunque hubieran comido en cantidades excesivas. Radi tiene la teoría de que la enzima que detecta la energía podría estar detrás del cambio entre P1 y P2, y esto podría permitir el proceso de quema de grasas para obtener energía. "Eso es lo que intentamos demostrar", explica.

"La dieta keto no parece funcionar tan bien para las mujeres, porque metabolizamos la grasa de manera diferente y tenemos diferentes genes que se activan y desactivan en respuesta al ayuno. Pero realmente no sabemos por qué es así ni cómo sucede; eso es lo que esperamos aprender", cuenta Sladek.

A pesar de las incógnitas, las expertas tienen clara una cosa, y es que nunca se debe llevar ninguna dieta al extremo. “Si comes mucha grasa, al final engordarás. Si comes demasiado de cualquier cosa, engordarás”, afirma Sladeck.  "En última instancia, lo más importante es la cantidad que comes, lo que comes y la hora del día en que comes", añade.
 

Continúa leyendo