Por qué no deberías eliminar el gluten de tu dieta si no eres celiaco

Muchas personas deciden dejar de consumir alimentos con gluten, a pesar de no tener ningún problema con estos, lo cual no es recomendable.

Muchas personas deciden eliminar el gluten de su dieta sin que ningún especialista se lo haya aconsejado previamente. Esta tendencia ha abierto un debate público sobre si las dietas bajas en gluten son recomendables o no. Los especialistas lo tienen claro: si no eres celíaco, no hay motivos para dejar de consumir alimentos que contienen esta proteína. 

La creencia detrás de las dietas 'gluten-free' entre personas no celiacas se basa en la supuesta pérdida de peso que promete, la cual ya se ha demostrado que no es cierta. Si bien es cierto que los estudios sugieren que las personas que han dejado el gluten han perdido peso, el motivo no es la dieta libre de gluten, sino el cambio de hábitos que esta lleva asociada, pues esta sustancia suele estar presente en cantidad de ultraprocesados.

¿Qué es el gluten y por qué es tan problemático?

El gluten es un grupo de proteínas (sobre todo prolamina y la gluteína) que se encuentran en el trigo y otros cereales (cebada, centeno, espelta, etc). Aunque son proteínas, su calidad no es muy alta debido a su baja biodisponibilidad y su composición, en la que apenas hay aminoácidos necesarios para nuestro desarrollo. También se puede encontrar en patatas congeladas, embutidos, salsas y yogures. 

Debido a que se trata de una proteína, el gluten tiene que descomponerse en fragmentos más pequeños. Muchas personas no pueden digerirla bien y acaba en el intestino delgado, produciendo reacciones adversas. Estas personas son las diagnosticadas con celiaquía, y sí deberían eliminar el gluten de su dieta. Si tienes síntomas como diarreas, dolor y distensión abdominal, pérdida de peso, podrías ser celiaca. En nuestro país, seis de cada siete celíacos no han sido diagnosticados, por lo que, si sospechas, deberías acudir a tu médico a que te haga las pruebas pertinentes. 

Si no has sido diagnosticada de celiaquía, no hay motivos para que dejes de tomar alimentos con gluten, pues esta sustancia no produce ningún problema de salud. De hecho, esto puede provocarte problemas. Aunque no es un nutriente esencial, no deberías retirarlo de tu dieta porque sí, pues en el caso de que lo hagas podrías desarrollar una intolerancia que antes no tenías. 

El gluten provoca inflamación intestinal y está asociado a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares en las personas celíacas, pero no en las que no lo son. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Harvard demuestra que, entre los no celíacos, retirar el gluten de la dieta no solo no reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, sino que puede incluso aumentarlo. ¿El motivo? Evitar el gluten puede llevar a la reducción del consumo de granos enteros beneficiosos, lo que podría afectar al riesgo cardiovascular. 

Otros investigadores de esta misma universidad llegaron a la conclusión de que las personas que toman menos gluten pueden tener mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. La explicación está en que los alimentos con menos gluten también presentan un menor contenido en fibra y otros macronutrientes, por lo que son menos nutritivos. 

Continúa leyendo