¿Por qué puedes ganar peso con una dieta vegetariana?

Seguir una alimentación solo a base de vegetales no significa que vayas a perder peso por arte de magia... Estas son algunas razones por las que puedes sumar unos kilos con estas dietas.

Comer alimentos de origen vegetal puede parecer una manera fácil de perder peso. Después de todo, las plantas son principalmente agua y están cargadas de vitaminas, minerales y fitoquímicos. Pero no te dejes engañar: las dietas a base de plantas se rigen por el mismo principio básico de cualquier patrón de alimentación: si no quemas más calorías de las que consumes, aumentarás de peso. 

¿Por qué puedes subir de peso con una alimentación a base de vegetales? Vamos primero a revelar cuales son las principales dietas de este tipo.

  • Dieta vegetariana: esta alimentación elimina la carne y, a veces, otros productos animales. Tiene varias variaciones. Por ejemplo, una dieta pescatariana permite los mariscos, y una dieta lacto-ovo vegetariana permite los productos lácteos
  • Dieta vegana: la dieta vegana es mucho más restrictiva, puesto que elimina todos los alimentos que provienen de animales, incluidos sus derivados: mantequilla, yogur, huevos, mayonesa...
  • Dieta flexitariana: La dieta flexitariana es un patrón de alimentación vegetariano que deja espacio para el consumo de carne de manera muy ocasional.

¿Por qué se puede subir de peso con una dieta vegetal?

Los alimentos de origen vegetal no son iguales. Algunos tienen más calorías, carbohidratos y grasas que otros. Por ejemplo, un pepino mediano contiene 12 calorías, 2 gramos de carbohidratos y una cantidad microscópica de grasa. Sin embargo, un aguacate mediano contiene 322 calorías, 17 gramos de carbohidratos y 29 gramos de grasa. De hecho, muchos alimentos básicos en este tipo de dietas, como los aguacates, el aceite de oliva, los cereales integrales o las lentejas son ricos en calorías. Si abusas de ellos, puede que aumentes de peso. Otros motivos por los que puedes subir unos kilos son:

  • Porciones: Los alimentos de origen vegetal son fáciles de comer en exceso porque se suele asumir que siempre son buenos. Pero, por ejemplo, ¿sabías que una taza de nueces puede exceder las 700 calorías? O que un plato de quinoa puede tener 400 calorías…
  • Toppings: A veces, es el complemento alimenticio lo que aumenta la ingesta de calorías. Una ensalada ligera puede convertirse en una bomba calórica si se baña en salsa César, al igual que un simple café puede sumar hasta 500 calorías si se añade crema o sirope…
  • Azúcar: Muchos productos que no contienen alimentos de origen animal siguen siendo muy ricos en azúcar, grasas y calorías. Los ejemplos incluyen patatas fritas, galletas, helado sin lácteos…
  • Sustitutos de carne: Un producto cárnico de origen vegetal como la soja vegetariana texturizada o la proteína de guisantes se puede procesar en gran medida con una gran cantidad de azúcar, grasa, aglutinantes y elementos adicionales basados en carbohidratos.
  • Bebidas: Las calorías se acumulan rápidamente cuando las ingieres en batidos, jugos, bebidas deportivas, agua de coco con sabor, refrescos, leches vegetales y bebidas alcohólicas. ¡Cuidado con ellas!
dieta vegana
iStock

Continúa leyendo