Vídeo de la semana

¿Por qué se nos arrugan los dedos al estar mucho tiempo en el agua?

Es algo que a todos nos ha pasado y nos ha parecido curioso, incluso divertido, pero ¿por qué se nos arrugan los dedos cuando pasamos mucho tiempo en el agua? Los expertos dan la respuesta.

Habrás comprobado que al darte un baño demasiado largo o tener las manos mucho tiempo en contacto con el agua, los dedos se arrugan de manera muy notoria. Esto que, a simple vista, puede parecer un “fallo” de nuestro cuerpo o un indicio de que no está hecho para pasar tanto tiempo en el agua, en realidad, es un mecanismo de adaptación, algo que tiene que ver con la evolución del ser humano. Esto es lo que puso de manifiesto un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Newcastle (2013).

Según la investigación, los dedos arrugados nos facilitan la tarea de coger objetos mojados o que se encuentren en el agua, hecho que pudo ser muy beneficioso para nuestros antepasados a la hora de recolectar alimentos húmedos al encontrarse en zonas de mucha vegetación, ríos o lugares con abundante presencia de agua. Es decir, esas “arrugas” de los dedos nos facilitan manipular objetos mojados o en contacto con el agua.

Además, hay otras investigaciones anteriores como la del neurobiólogo Mark Changizi (2011), del instituto de investigación sobre inteligencia artificial 2AI Labs, de Idaho (Estados Unidos), que avalan esta teoría y, además, señala que las arrugas que se forman en los dedos no solo facilitan el agarre en superficies mojadas, sino que también actuarían como “canales” para drenar el agua.

¿Y los pies?

Las arrugas que aparecen en las plantas de los pies y en los dedos al estar un rato en contacto con agua pudieron facilitar a nuestros antepasados la labor de caminar bajo la lluvia o sobre terrenos mojados y resbaladizos.

Continúa leyendo