Vídeo de la semana

¿Por qué tienes picores?

¿Por qué tienes picores? Enfermedades, sequedad, infecciones e incluso respuestas psicológicas pueden estar detrás.

Manos

Más allá de la simple piel seca, el picor en las manos puede deberse a dishidrosis (o pómpholix), pequeñas ampollas que salen en la cara lateral de los dedos y en el borde y la planta de los pies. También es habitual el prurito en casos de dermatitis irritativa relacionada con el trabajo (contacto con jabones y otras sustancias que no producen alergia, pero desencadenan el problema). Otra causa es la alergia solar, que suele afectar a cara, escote y dorso de las manos.

Codos y rodillas

La psoriasis es una enfermedad que tiene preferencia por codos y rodillas, al igual que la piel muy seca (xerosis) es muy habitual en talones, codos y rodillas. “Lo más útil es la hidratación preventiva. Lo ideal es aplicar
cremas antes de que ocurra”, apunta el doctor Ramón Grimalt, de la Asociación Española de Dermatología y Veneorología. Un paso más allá sería la psoriasis y, en los niños, la dermatitis praetensis, por contacto con plantas.

Cabeza

Un cuero cabelludo sensible (con piel muy fina), seco o con caspa, puede estar en el origen del picor en la cabeza, pero también la dermatitis o la psoriasis. “Es importante no rascarse, ya que esta microinflamación libera sustancias que acentúan aún más el prurito”, advierte Leonor Prieto, directora científica de La Roche Posay. Cuidado también con los piojos, sobre todo si tienes niños en casa en edad escolar.

Prurito anal

Una excesiva humedad por el sudor o residuos fecales suelen ser la causa del prurito anal. También puede ser síntoma de afecciones como fisuras, hemorroides e incluso por la ingesta de lácteos, chocolate, quesos, tomates, nueces, cerveza, vino, bebidas carbonatadas, café o té. Otras causas pueden ser hongos o parásitos (lombrices, ladillas). El prurito puede empeorar por el rascado, limpieza vigorosa de la piel o incluso por la sobreutilización de pomadas.

Cuello

La reacción alérgica a determinados metales de la bisutería, a los cosméticos, productos sintéticos (plásticos) o algunas plantas puede estar detrás del picor de cuello. Pero también hay enfermedades que tienen este síntoma, entre ellas la varicela o la viruela, las infecciones por parásitos (sarna y piojos), la psoriasis o el eccema. En ocasiones, solo es piel seca.

Vaginal

El picor vaginal suele obedecer a una causa infecciosa: hongos como la Candida Albicans, la toma de antibióticos o, en diabéticas, otros gérmenes o bacterias”, explica José Miguel Samaniego, ginecólogo del Hospital Vithas San José. También influye el excesivo rasurado.

También te puede interesar:

Continúa leyendo