Prepárate para la ola de frío

Consejos para seguir con tu ritmo de vida sin quedarte helada.

Aunque no nos lo creíamos, ha llegado la ola de frío invernal que llevábamos esperando todo el invierno. Ante las bajas temperaturas y las nevadas, que ya han provocado las primeras alertas en la carretera, tenemos que poner cartas en el asunto y comenzar a tomar medidas para evitar caer enfermos de gripe u otros virus propios de esta época.

Y es que hay varios consejos que tenemos que tener en mente durante estos días. En primer lugar, debemos intentar salir a la calle lo menos posible, sobre todo aquellos colectivos más vulnerables, como nuestros hijos y padres, ya que son más propensos a contraer las dolencias antes citadas. Además, en casa, tenemos que tener una temperatura de 22º aproximadamente.

Si no tenemos más remedio que salir para ir a trabajar o a hacer nuestras actividades diarias, tenemos que abrigarnos más de lo que acostumbramos. Lo recomendable sería ponernos varias capas, para que nuestro cuerpo se mantenga caliente aunque nos expongamos a la lluvia y el viento. Ocurre lo mismo a la hora de elegir calzado. Lo ideal es llevar unos zapatos o botas calientes que impidan que el agua de los charcos nos moje los pies.

Además de esto, debemos envolver nuestras manos con guantes y ponernos un gorro para taparnos las orejas antes de salir a la calle, pues son dos de las partes del cuerpo más delicadas. También es importante que nos cubramos la boca con una bufanda, para evitar que el aire perjudique nuestro sistema respiratorio.

Además, en estos momentos la alimentación es clave para evitar que contraigamos cualquier virus. Comidas calientes, como las cremas, las sopas o las infusiones son las mejores opciones para mantener nuestro organismo a buena temperatura. Varios expertos recomiendan además que comamos cada tres o cuatro horas.

El deporte puede ser una buena forma de activar nuestro organismo y entrar en calor. Para ello, debemos abrigarnos con prendas térmicas y salir cuando haya rayos de sol en el cielo. A largo plazo, este ejercicio físico permitirá que mejoremos nuestra resistencia y equilibremos nuestra temperatura corporal, aun cuando haga mucho frío.

Continúa leyendo