Evita los Golpes de Calor

Con las altas temperaturas, los golpes de calor son más frecuentes de lo que desearíamos. Los niños y las personas mayores son los colectivos más vulnerables, pero no hay que olvidar que también afecta a los jóvenes que practican deporte y los trabajadores expuestos al aire libre sin tomar medidas al respecto. ¡Ten cuidado! Aquí te damos algunos consejos proporcionados por el equipo médico de Sanitas:
-Evitar la exposición al sol en las horas centrales del día (de 12:00 a 17:00 horas) y, en general, evitar exposiciones prolongadas al sol.
-Si se siente cansancio o mareo, retirarse a un lugar fresco y ventilado, y aflojarse la ropa. Las salas con aire acondicionado son útiles.
-Cubrirse adecuadamente la piel, la cabeza y los ojos con ropa, sombreros o gorros y gafas de sol.
-Consumir abundantemente agua, líquidos y bebidas isotónicas a lo largo de todo el día.
-Evitar las comidas pesadas de difícil digestión, ya que hacen aumentar la temperatura interna.
-Llevar ropa ligera que permita la transpiración (el principal mecanismo de refrigeración de nuestro cuerpo).
-Los niños menores de tres años no deben exponerse al sol.
-Pasar tiempo en locales con aire acondicionado. En casa, regular la temperatura por la noche, ya que el cuerpo se enfría durante el sueño.
¿Cómo debemos actuar si alguien a nuestro lado ha sufrido un golpe de calor?
El doctor el doctor Iñaki Ferrando, director de Comunicación Médica de Sanitas, nos lo explica: "Es importante trasladar a la persona afectada a un lugar a la sombra y colocarla en posición tumbada con la espalda recta y las piernas levantadas para favorecer la circulación de la sangre e iniciar maniobras de refrigeración lo antes posible”. Por ejemplo:
-Humedecer el rostro con una esponja o paño húmedo.
-No conviene darle de beber si la persona afectada se encuentra inconsciente.
-Si la temperatura corporal no desciende, presenta pulso débil y palidez o se sabe que sufre de enfermedades cardíacas, hay que acudir inmediatamente al médico o a un centro hospitalario.

CONTINÚA LEYENDO