Principios alimenticios chinos que pueden ayudarte a perder peso

Aplica estos consejos de alimentación en tu día a día y notarás como mejoras tu peso y tu salud. ¡Toma nota de ellos!

Seguro que en más de una ocasión has podido leer información sobre las virtudes que tiene la alimentación oriental y sobre cómo los japoneses y chinos siguen una dieta de lo más saludable, que les convierte en unas de las personas con más esperanza de vida de todo el mundo.

Lo cierto es que de la alimentación oriental se pueden extraer algunos principios que, aplicados en nuestro día a día, pueden ayudarnos a ser mucho más sanos, a prevenir enfermedades, a vivir más y mejor y sobre todo, a perder peso y mantenernos en nuestro peso ideal. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo! Son muy sencillos y no te costará nada ponerlos en marcha:

Trata la comida como medicina: En la cultura del este de Asia, todos los alimentos tienen un valor medicinal. Toma como ejemplo el arroz: mientras que muchas dietas occidentales lo evitan y lo demonizan por su contenido en hidratos de carbono, los países orientales lo toman con frecuencia, señalando en su lugar su alto contenido de agua, que promueve la saciedad e hidratación, y sus propiedades antiinflamatorias, que pueden combatir enfermedades crónicas y ayudar a la digestión.

arroz
Pexels

No cuentes las calorías: Las etiquetas de los alimentos en China contienen una lista de ingredientes presentes, pero rara vez incluyen calorías. Los orientales consideran que es mucho mejor concentrarse en comer alimentos que llenen de energía y que satisfagan que obsesionarse con las calorías y terminar sintiéndose privado o autocastigándose a la hora de comer.

Come más vegetales: Tanto la cultura india como la oriental apuestan por una dieta principalmente basada en plantas, asociada con multitud de beneficios para la salud, desde ayudar a prevenir la diabetes hasta bajar la presión arterial o perder peso. En estas culturas también se enfatiza el consumo de productos de temporada, como las verduras y frutas locales.

El postre, siempre con té: ¿Sabías que generalmente, en la cultura oriental, el postre se disfruta siempre con un té? Tomar tres o cuatro sorbos de un té de hierbas entre bocado y bocado es el truco de los chinos y de los japoneses para reducir su antojo de dulce después de comer y consumir menos cantidad de azúcar.

Come poco de mucho: Uno de sus principios más importantes: tanto la cultura oriental como la india combinan muchos ingredientes y alimentos en los platos, pero siempre en pequeñas cantidades y porciones. De esta forma, se prueban muchos sabores, lo que resulta en una mayor sensación de satisfacción.

Usa especias: ¡Condimenta tus comidas! En lugar de abusar de la sal o del azúcar, apuesta por utilizar especias algo picantes e intensas como el jengibre, la cúrcuma o el comino, ampliamente utilizadas en la gastronomía china en muchos platos para darles sabor. En sofritos, en sopas, en guisos, en ensaladas, en batidos o smoothies… estas especias que se pueden incorporar en multitud de recetas pueden ayudar al organismo a estimular su metabolismo, a calmar la inflamación y a quemar grasa corporal de una forma más rápida.

Continúa leyendo