¿Qué son los probióticos? Estas son las razones por las que deberías incluirlos en tu dieta

Sus beneficios para el intestino son incontables. ¿Conoces todo sobre los probióticos?

yogurt
Pexels

Seguramente en más de una vez hayas escuchado el nombre de “probióticos”. Estos microorganismos vivos habitan en nuestro aparato digestivo, ocupando casi un 90 % del intestino y conformando lo que conocemos como flora intestinal. Los probióticos ayudan a mantener su equilibrio (estimulan los jugos digestivos y las enzimas naturales que mantienen al intestino funcionando correctamente), además de actuar directamente sobre el sistema inmunológico, ya que la flora es una de las grandes defensas del organismo. ¿Quieres saber más sobre ellos? Pues sigue leyendo.

"El aparato digestivo humano está colonizado por una compleja y diversa colección de microorganismos. De entre las más de 400 especies descritas, unas 30 o 40 representan el 99 % de estos y forman la flora microbiana. Los probióticos interesa tomarlos a diario y los encontramos en el yogur, el queso, las frutas, las verduras y los cereales integrales, por ejemplo”, apunta Luis J. Morán Fagúndez, nutricionista de Sancyd.

¿Pero por qué son tan importantes estas bacterias? En resumidas cuentas, éstas compiten por el espacio del intestino, luchando contra las bacterias dañinas y evitando que se asienten en él. Se ha demostrado que los probióticos mejoran los síntomas del SII (Síndrome del Intestino Irritable), la diarrea del viajero y la duración de la diarrea asociada a la toma antibióticos. También existe evidencia emergente de que los probióticos pueden mejorar los niveles de colesterol en personas con diabetes tipo II y de que podrían desempeñar un papel beneficioso en resfriados o gripes durante períodos estresantes.

yogurt probioticos
Pexels

¿Dónde encontrar probióticos? Los probióticos pueden ser bacterias o levaduras, y están presentes en los alimentos de forma natural, como es en el caso del yogurt, del kéfir, del chocolate negro (con más del 70 % de cacao), del chucrut, de la col fermentada, de la sopa de miso (típica japonesa), de los pepinillos encurtidos o del té de kombucha. Así mismo, también se pueden encontrar en fármacos y en forma de suplementos dietéticos. Los más empleados te sonarán: los lactobacilos (usados para fermentar la leche, como el kéfir) y las bífidobacterias (que se suelen incorporar a diferentes lácteos).

¿Debería tomar más probióticos? Si estás pensando en tomar un probiótico -sobre todo en forma de suplemento- y no estás segura de por dónde empezar o qué tomar, es mejor que consultes a un especialista. Hay tantos productos disponibles en el mercado (en polvo, tabletas, comidas, bebidas…) que puede resultar difícil decidir cuál elegir. 

Continúa leyendo