Propóleo. Antibiótico Natural.

Llega el momento de preparar el organismo para el invierno y así prevenir los dichosos catarros y gripes. Una de la smejores opciones es el propóleo, medicina natural que reforzará tus defensas. El propóleo combate virus, bacterias y hongos, reduce la inflamación, alivia el dolor, ralentiza el envejecimiento... No es un fármaco milagro, no, sino un producto natural? que nos llega directamente desde las colmenas. El propóleo tiene un potente efecto calmante, similar al de algunos opiáceos como la morfina.
Se conoce también con el nombre de própolis, una palabra griega (pro: delante de, polis: ciudad) que hace alusión a su papel de barrera encargada de proteger la colmena contra las agresiones externas. Las abejas lo utilizan para construirla, repararla y protegerla. Con él endurecen las celdillas del panal, tapan grietas y reducen al mínimo la entrada, consiguiendo que quede cerrada de manera prácticamente hermética. ¿De dónde procede este tesoro? De las resinas que las abejas recogen de las yemas de algunos árboles que, una vez en el interior de la colmena, mezclan con polen, ceras y secreciones salivares, por lo que su composición es muy compleja.
LO QUE SABES
-Es un antibiótico natural. Muchos microorganismos son sensibles a los potentes efectos del propóleo, que resulta efectivo incluso contra algunos patógenos resistentes. También es eficaz con las bacterias que colonizan en el aparato respiratorio y, gracias a su acción antiinflamatoria y anestésica, alivia los dolores de garganta y los procesos inflamatorios agudos de las vías respiratorias altas (faringitis, laringitis, anginas, bronquitis). Algunos estudios han puesto de manifiesto que los antibióticos son más eficaces cuando se toman combinados con propóleo, lo que permite reducir su dosis y ayuda a que los microorganismos no se hagan resistentes. Tiene también actividad antiviral y puede ayudar a prevenir las infecciones causadas por el virus de la gripe, los del resfriado común o los herpesvirus, como el zóster.
LO QUE QUIZÁS NO SEPAS
-Protector de la piel. Es un excelente antiséptico que previene las infecciones de la piel causadas por hongos. Estimula la formación de colágeno, es muy útil en caso de quemaduras y favorece la cicatrización. El uso diario de un jabón de propóleo en la higiene personal resulta eficaz contra el acné, la dermatitis, la psoriasis o la seborrea.
-Potente antioxidante (destacan los flavonoides) y neutraliza los radicales libres responsables del envejecimiento celular.
LO QUE TE SORPRENDERÁ
-Tiene acción anticaries. Estimula la generación de la dentina y tiene un efecto protector frente a la caries (inhibe el crecimiento del Streptococcus mutans, microorganismo responsable de ésta) y la formación de la placa bacteriana que provoca gingivitis y otros trastornos periodontales. Es eficaz en el tratamiento de la candidiasis oral o muguet (debido a su actividad antifúngica) y alivia también las aftas bucales.
-Combate la gastritis. El propóleo ha demostrado ser activo también frente a la bacteria Helicobacter pylori, responsable de las úlceras gástricas. Regula el apetito, normaliza los movimientos intestinales y proporciona alivio también en casos de gastritis (inflamación de la mucosa gástrica).
Por: Nieves Álvarez.

Continúa leyendo