Protege tus ojos también en invierno

Aunque haga menos sol, los rayos ultravioleta superan las nubes y pueden perjudicarnos.

Aunque haga menos sol, los rayos ultravioleta superan las nubes y pueden perjudicarnos. Además, la calefacción y el aire acondicionado puede provocar sequedad ocular. Aprende a protegerte.

 

“En invierno existen dos peligros principales para nuestros ojos, los ambientes demasiados secos que pueden provocar sequedad del ojo y los rayos ultravioleta, a los que abrimos la puerta y bajamos la guardia cuando no hay sol, pero están", explica Eduardo Ladrón de Guevara, presidente de Federópticos.

 

Ojo seco

¿Qué es? Se trata de un problema producido por el abuso de aires acondicionados y calefacciones en lugares cerrados. Este tipo de ambiente puede terminar por provocar sequedad en nuestros ojos y es fácil detectarlo al notar picor o quemazón, como si se hubiera metido algo en el ojo.

 

¿Qué puedes hacer? Para comenzar,  pestañear con frecuencia para hidratar los  ojos, así como usar gotas, colirios y lágrimas artificiales.

 

¿Llevas lentillas? Ten cuidado. Ladrón de Guevara resalta: “Este problema es más habitual en usuarios de lentillas, por lo que es importante lubricar de manera adecuada la lente y los ojos”. En cualquier caso, se recomienda usar humidificadores o, simplemente, colocar en las habitaciones un recipiente con agua cerca de las fuentes de calor (rebaja la sequedad ambiental).

Los rayos ultravioleta

Aunque no haga sol, el 90% de rayos ultravioleta atraviesan las nubes de baja densidad y llegan a tierra. Por otro lado, en invierno cambia la posición de la tierra con respecto al sol, que está más bajo, lo que facilita que los rayos solares incidan directamente en el ojo. La exposición directa a los rayos ultravioleta sin protección puede provocar quemaduras en la córnea (queratitis). A largo plazo, hay que tener en cuenta que el daño por radiación solar es acumulativo, lo que puede llegar a provocar patologías importantes como cataratas o degeneración macular, entre otras. Por todo esto el experto recalca: "Es importante usar gafas de sol homologadas también en invierno, pues reducen el reflejo y protegen de otros agentes dañinos,  como por ejemplo el viento muy frío”.

Continúa leyendo