¡Protégete de las personas tóxicas!

Seguro que lo has comprobado: tras pasar un segundo con ciertas personas te sientes estimulada y reconfortada y, sin embargo, con otras, nada más despedirte de ellas, te entra el bajón del siglo. ¿Qué ocurre? Acabas de estar con un ‘vampiro’ de energía, personas cuya toxicidad nos dejan KO.

 

Lo bueno es que podemos identificarlas… ¿Cómo? Toma nota:

 

- Síntomas emocionales: te quedas de mal humor tras estar con esa persona; te sientes vacío cuando estás con ella; sientes alivio cuando te alejas de ella.

- Síntomas de comportamiento: deseas escapar físicamente de esa situación, no estar delante de esa persona; te exaspera (tanto que llegarías a agredirla físicamente); ella te trata de forma distinta en público y en privado.

- Síntomas físicos: a veces te duele la cabeza cuando hablas con ella; tienes dificultad para respirar o sudas cuando estás con ella; su forma de comportarte te molesta e irrita.

- Síntomas de comunicación: temes ser tú misma; ella habla de forma rígida contigo, muy autoritaria;  tartamudeas o no te salen las palabras con ella.

 

¿Cómo debes actuar?

 

Nunca interiorices el enfado hacia otra persona, ni lo expreses de forma violenta. No dejes que lo que te diga o su forma de comportamiento te afecta, crea mentalmente una barrera protectora (sírvete de ayudas como los automensajes: ‘soy fuerte, lo que me dices no me influye’, cuando estés con ella).

Continúa leyendo