Vídeo de la semana

Puedes estar tomando mal los analgésicos (y no lo sabes)

Ibuprofeno, aspirina o paracetamol… Puedes estar tomando mal los analgésicos (y no lo sabes).

Ibuprofeno, aspirina o paracetamol… Puedes estar tomando mal los analgésicos (y no lo sabes).

Elige bien

El ibuprofeno está más recomendado si el dolor tiene una causa inflamatoria (dolores menstruales, musculares, dentales, un golpe...). Su utilidad contra la fiebre es muy similar a la del paracetamol y la aspirina (bajan la temperatura un grado) e igualmente frente a un dolor de cabeza.

Santiago Cuéllar, miembro del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, aconseja no utilizar la aspirina como primera opción analgésica, por su relación con cuadros de úlcera.

 

No los mastiques ni los rompas

La velocidad de absorción de los medicamentos está estudiada a partir de las formas farmacéuticas concretas con las que los compramos: cápsulas, pastillas, jarabes... “Si eso cambia, el efecto puede no ser el esperado e incluso pueden aparecer reacciones locales”, añade Cuéllar. Si abres una cápsula se disolverá en el esófago y no en el estómago, como está pensado que suceda.

No pasa nada por usar un pastillero que esté cerrado y protegido de la luz y del calor. Si dejas el bolso al sol, los analgésicos pueden estropearse.

Puede ser con el estómago vacío

Tener el estómago lleno o vacío no importa demasiado si vas a tomar un analgésico, aunque puede ser que haber comido dificulte un poco la absorción del fármaco en el estómago y tarde algo más en hacer efecto. Pero sí es muy importante acompañarlo de un vaso de líquido (puede ser agua, zumo, leche...), tanto si son pastillas como cápsulas e incluso si se trata de jarabe. Con esto se consigue facilitar su tránsito a lo largo del esófago hasta llegar al estómago.

Caducado, pero poco

Si el medicamento está caducado puede que haya perdido su actividad por la degradación del principio activo e incluso que por ello haya aparecido algún tóxico. En cualquier caso, Cuéllar advierte de que las medicinas están producidas “para soportar condiciones más duras de las que normalmente tenemos”. Eso no significa que no importe la fecha límite. Si caducó hace un mes, seguramente no suceda nada, pero la cosa cambia si lo tienes desde hace diez años. Revisa el botiquín.

No los combines

No es aconsejable combinar ibuprofeno con paracetamol o aspirina (por ejemplo, alternando cada cuatro horas), porque los efectos van a ser muy similares. “Si el dolor es muy intenso se podrían buscar combinaciones, pero no serían estas, sino paracetamol con codeína, por ejemplo. Y eso es algo que siempre debe prescribir un médico”, apunta el experto. Tampoco es cierto que, en dosis convencionales, el ibuprofeno cree molestias gastrointestinales.

También te puede interesar:

Continúa leyendo