¿Puedo llegar a manejar mi estrés?

Controlarlo no sólo es posible: es absolutamente necesario para evitar que nos haga daño. ¿Sabías que el estrés tiene también su lado positivo?

"Controlarlo no sólo es posible: es absolutamente necesario para evitar que nos dañe y dispare cualquier otro tipo de enfermedad", aconseja el psicólogo Bernardo Stamateas. ¿Sabías que el estrés tiene también su lado positivo? Descúbrelo.

 

Cuestión de personalidad

El estrés es la plataforma de muchas de las enfermedades que sufrimos, por eso es tan importante aprender a gestionarlo", explica nuestro experto.

 

Es algo que sufrimos todos a menudo y que surge cuando no logramos hacer frente a ciertas circunstancias. "Básicamente existen dos tipos de personalidad: la vulnerable y la resiliente. Las personas pertenecientes a este segundo grupo transforman los estímulos estresantes en fortalezas", explica Stamateas; sin embargo, una persona vulnerable tiene menos desarrollada la capacidad de resistir y sobreponerse a los estímulos que la estresan.

"Cuando a una persona vulnerable le sobreviene un exceso de estímulos estresantes, aparecen los trastornos de ansiedad".

 

Pregúntate a ti misma

¿Tengo mucho trabajo?, ¿trabajo con personas inestables?, ¿bajo presión?, ¿disfruto con mi trabajo?, ¿tengo problemas familiares? Según el psicólogo, estos son algunos de los estímulos estresantes que hay que evaluar y gestionar.

 

"Ahora, hazte estas otras preguntas para medir tu nivel de estrés: ¿estoy cansado permanentemente?, ¿en constante estado de tensión?, ¿tengo problemas de sueño?, ¿preocupaciones? Evalúa ahora cómo interpretas las cosas que te ocurren, si vives acelerada, compitiendo constantemente, si buscas nuevos desafíos sin disfrutar de los logros que vas alcanzando".

Pautas para manejarlo

 

"Es muy importante no olvidarnos de disfrutar del presente, descansar 5 minutos cada dos horas de trabajo, aprender a delegar y a decir no".

 

Otras pautas que el especialista recomienda son: "No ponernos desafíos que sean muy difíciles de conseguir y que puedan llevarnos a la frustración, y no esperar que sean los demás quienes nos 'salven', porque tenemos todo el potencial en nuestro interior para superar con éxito las crisis más difíciles y recuperarnos. Tenemos que evaluar además qué es  lo que queremos y hasta dónde queremos llegar e invertir tiempo en nuestro propio mundo interior".

Mar

Mar Pastor

Continúa leyendo