¿Qué aminoácidos necesita tu cuerpo?

Llevar una buena alimentación es necesario para mantener nuestra salud y tener nuestro cuerpo en forma. Sin embargo hay veces que se nos escapan algunos de los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para realizar las funciones básicas.

Los aminoácidos son compuestos orgánicos que se combinan para formar proteínas como uno de los pilares esenciales en la formación de tejidos en nuestro cuerpo. A diferencia de los demás nutrientes, contienen nitrógeno. Existen 28 que son específicos, de los cuales 13 los genera el cuerpo; los otros 9 debes dárselos tú. Finalmente hay otro conjunto, de 6 aminoácidos condicionales que suelen proporcionarse al organismo en momentos especiales.

 ¿Qué sucede? Que cuando las proteínas se digieren o se descomponen, los aminoácidos se acaban. Por lo tanto, necesitamos darle a nuestro organismo estos nutrientes por medio de la alimentación o de la suplementación si necesitamos un extra de estos.

Tipos de aminoácidos

En cuanto a los tipos de aminoácidos que podemos encontrar están los aminoácidos esenciales que debemos proporcionárselos a nuestro organismo ya que este no los genera. Entre los tipos de aminoácidos esenciales están aquellos que nos proporcionan los alimentos que tomamos. No los genera nuestro cuerpo y debemos de ingerirlos mediante las comidas que realizamos a lo largo del día o bien mediante suplementos que incluyan los siguientes tipos de aminoácidos: leucina, histidina, isoleucina, valina, metionina, triptófano, fenilalanina y treonina. 

En el caso de los aminoácidos no esenciales, o aquellos que produce nuestro organismo están la alanina, la asparagina, el ácido aspártico y el ácido glutámico.

Luego hay otro grupo de aminoácidos que son los condicionales, que no son esenciales y que suelen proporcionarse al organismo en momentos de enfermedad y estrés en los cuales conseguirlos externamente es necesario, es decir, que se pueden convertir en esenciales en ciertas condiciones. También se suelen tomar cuando se hace un esfuerzo extraordinario como se da en el caso de las personas que realizan entrenamientos físicos o que su trabajo es físicamente duro. En este grupo se incluyen: arginina, cisteína, glutamina, tirosina, glicina, ornitina, prolina y serina.

Estos normalmente también se encuentran en los mismos alimentos proteínicos. Sin embargo, cuando el cuerpo necesita estos aminoácidos, muchas veces es necesario suministrárselos a través de suplementos ya que en esas circunstancias especiales, el cuerpo puede de hecho necesitar más de los que comúnmente requiere.

Para qué sirven

Los aminoácidos, como cualquier tipo de nutriente que ingerimos en nuestro cuerpo, sirven para formar, reforzar y reparar estructuras vitales que necesitamos para vivir. En el caso de los aminoácidos, estos sirven para ayudar al organismo a crecer, descomponer alimentos y reparar tejidos corporales entre otros. Del mismo modo actúan de neurotransmisores, trabajando como sustancias químicas que transportan información entre células nerviosas.

Incluso, algunos se utilizan para tratar traumas, infecciones y deficiencias de minerales o vitaminas.

Cómo tomarlos y dónde se encuentran

Claramente hay alimentos que proporcionan ciertos tipos de aminoácidos no esenciales e incluso los condicionales, pero lo que tenemos que tener en cuenta es que nuestro organismo necesita una serie de aminoácidos básicos para cumplir sus funciones. Estos serían los productos que contienen un mayor contenido en aminoácidos.

Isoleucina: en las claras del huevo, en el pavo, la soja o el cangrejo y en el pescado como el atún.

Valina: de nuevo, en las claras de huevo y también en las espinacas, la carne de alce o el pavo.

Leucina: se encuentra en las claras de huevo, en el pollo y en el atún.

Fenilalina: en la carne de cerdo, ternera o pavo y en pescados como el salmón.

Triptófano: en el pavo, en las algas, en las claras de huevo y en las espinacas.

Treonina: en las espinacas, en la carne de pavo y en el huevo.

Metionina: otra vez en la clara de huevo y también lo encuentras en el atún y en el pavo y pollo.

Lisina: en grandes cantidades en la pechuga de pollo y pavo.

Histidina: en carnes de animales de caza, en la carne de magro y de pollo; pero también en pescados como el bacalao o el atún.

 Sacamos en conclusión de que el huevo es un perfecto aliado para tomar prácticamente toda la cantidad de aminoácidos que necesitamos.

¿Qué provoca la deficiencia de aminoácidos?

La deficiencia de aminoácidos provoca que no se realice la síntesis de las clases de proteínas debidamente, lo que causaría una disminución de estas generando problemas como indigestión, depresión o retraso en el crecimiento si se trata de niños y adolescentes.

Como consecuencia, normalmente parte de una dieta desequilibrada, esta deficiencia de estos nutrientes puede provocarse por la mala absorción de estos, infecciones, traumas o estrés entre otras.

Por último, hay que destacar que solo sería necesaria la ingesta de aminoácidos por medio de la suplementación si se lleva a cabo ejercicio o actividad física exigente. En caso contrario, no necesitas tomarlos adicionalmente. Y es que tu cuerpo solamente utilizaría esta cantidad suplementada de aminoácidos en caso de necesidad para reparar los músculos dañados por los entrenamientos.

También te puede interesar:

Continúa leyendo