¿Qué comer para adelgazar si no me gustan las verduras?

¿Puedes bajar de peso sin incluir verduras en tu dieta? Sí, pero tienes que tener algunas cosas en cuenta...

La gran mayoría de las dietas que conocemos -por no decir prácticamente todas- apuestan por el consumo regular de verduras y vegetales para bajar de peso de forma saludable. Son, al fin y cabo, unos alimentos llenos de vitaminas y minerales pero muy bajos en calorías, por lo que son idóneos en cualquier régimen de alimentación sano y equilibrado. Pero… ¿qué ocurre si no te gusta comerlas? ¿Se puede adelgazar sin comer necesariamente verduras? La respuesta es sí, aunque con matices. ¡Sigue leyendo para resolver todas tus dudas!

Combina y sustituye ingredientes

Si no te gustan las verduras, lo más lógico es pensar que las frutas pueden sustituirlas, ya que también son igual de sanas, ¿no? Ambos alimentos son importantes en toda dieta equilibrada y completa porque aportan agua, fibra, y sobre todo muchos minerales y vitaminas. La diferencia principal entre las frutas y las verduras radica en su cantidad de azúcares simples, mayor en las primeras. Es decir, que puedes tomar más frutas que verduras para obtener todos esos nutrientes anteriores, pero teniendo en cuenta que si sustituyes todas tus verduras por frutas, es posible que ingieras un exceso de fructosa al final del día.

Para adelgazar de una forma progresiva, deberás combinar adecuadamente los nutrientes que ingieres, prestando atención para consumir una cantidad equilibrada de proteínas, de hidratos de carbono, de vitaminas, de fibra o de azúcares. Lo más recomendable es no evitar por completo las verduras, sino alternarlas con otros alimentos que te gusten más y priorizando solo puntualmente la fruta. También puedes apostar por platos con hidratos de carbono complejos con fibra, que te sacien durante más tiempo y te hagan comer menos.

¿Qué comer para adelgazar si no me gustan las verduras?
Pexels

Dietas proteicas

La otra opción para adelgazar sin consumir verduras pasa por apostar por una dieta proteica, como la keto o cetogénica. ¿Te suena? Este tan famoso como polémico régimen apuesta por una ingesta muy baja de hidratos de carbono, fibra y azúcares (por lo que los vegetales apenas se consumen), una ingesta alta de grasas (como el aceite) y una ingesta moderada de proteínas (del huevo, de la carne, del pescado…). 

Con ello se consigue que el cuerpo entre en cetosis, un estado en el que el organismo se ve obligado a consumir y a quemar grasa a modo de ‘combustible’ para obtener energía, al no tener suficiente glucosa de los alimentos. Una dieta que si bien garantiza la pérdida de peso -se queman reservas de grasa, al fin y al cabo-, no es recomendable en el tiempo, ya que puede producir fatiga, agotamiento, estreñimiento, mal aliento y problemas de salud más graves, al aumentar los niveles de cuerpos cetónicos en el organismo.

La importancia de las verduras

Recuerda que aunque no te gusten, las verduras son esenciales en cualquier alimentación equilibrada y muy recomendables para mantener el peso ideal. Antes de desterrarlas de tu vida para siempre es recomendable que consultes con tu médico o un nutricionista, o que intentes consumirlas de formas originales que te agraden más: en ensaladas, en cremas o smoothies, al horno... 

También te puede interesar:

Continúa leyendo