Un menú anti-estrés: qué comer para mejorar tu estado de ánimo

¿Estrés? ¿Ansiedad? ¿Decaimiento? Puedes combatir los síntomas de un estado de ánimo afectado por los efectos de la pandemia o el ritmo de vida moderno con un cambio en tu alimentación.

alimentos estado de ánimo
Pexels

Aunque no lo creas, alimentación y estado de ánimo están íntimamente relacionados. De hecho, en los últimos años el campo de la psiconutrición está adquiriendo relevancia al haber establecido una conexión directa entre la ingesta de comida y las emociones con las que enfrentamos el día a día. El ritmo de vida actual y, durante el último año, también las experiencias vividas durante la actual pandemia provocada por la Covid-19 han alterado este vínculo provocando comportamientos que pueden resultar en malestar, estrés, ansiedad o, en el peor de los casos, trastornos alimenticios.

Tal y como nos explica Gianinna Castro, nutricionista de Clínicas Dorsia, durante un periodo de estrés, en nuestro cuerpo aumentan los niveles de grelina, una hormona que interviene en la regulación del apetito. Se segrega más hormona, por lo que el apetito también aumenta. De ahí la importancia de controlar la ansiedad o el estrés en nuestro día a día. Las preocupaciones y miedos del día a día también pueden afectar al sueño y al apetito, reduciéndolo.

Por suerte, la comida puede ayudarnos a paliar un maltrecho estado anímico de tal manera que, al ingerir determinados alimentos, sus propiedades nos beneficien mentalmente. Según la Dra. Castro, la solución más sencilla pasa por incorporar productos ricos en triptófano, un precursor de la serotonina, la hormona de la felicidad. ¿Qué alimentos pueden hacernos sentir mucho mejor anímicamente? Aquí va un pequeño listado:

  • Frutas: Frutas como las fresas, las cerezas o la piña, que además son de temporada ahora mismo, son muy recomendables.
  • Verduras: Especialmente las de hoja verde, como las espinacas, los berros, las acelgas o la col rizada o kale.
  • Lácteos: Sobre todo el yogur, desnatado.
  • Huevos.
  • Frutos secos como las nueces, las avellanas y las almendras.
  • Chocolate negro sin azúcar.
azúcar
Pexels

Por contra, los expertos recomiendan evitar los productos ricos en azúcares simples o refinados, que aunque proporcionan ‘placer’ instántaneo, después pueden empeorar el ánimo. En el desayuno, por ejemplo, hay que evitar la ingesta de azúcar oculto en falsos cereales integrales, optando mejor por una cereal integral con una fruta y un lácteo. A la hora de la comida, lo ideal es siempre una porción de verduras, además de proteínas como huevos o pescados y una porción de hidratos. Para la cena, lo más recomendable son las verduras con proteínas y, dependiendo de nuestra actividad física, incluimos la porción de hidratos.

Con el estómago lleno de alimentos que nos dan felicidad, hay que procurar tener en cuenta los consejos de la Dra. Conde para alejar los malos pensamientos que limitan nuestro día a día. Debemos tener cuidado cuando las emociones son ansiosas, no dejarnos llevar por ellas (como ocurre, por ejemplo, con el hambre emocional) y entrar en bucle. Lo ideal sería evitar informarnos o hablar en exceso de situaciones que despierten esa emoción, buscar temas alternativos que generen bienestar. Meditación, relajación o controlar la respiración también ayuda, al igual que procurar mantener contacto con familiares y amigos, en la medida de lo posible.

Continúa leyendo