Qué comer para prevenir las piedras en la vesícula

Te damos consejos para prevenir las piedras en la vesícula. ¡Toma nota!

Dieta adecuada

La vesícula es un órgano se encuentra por debajo del hígado y su misión es almacenar la bilis, líquido necesario para la digestión. A veces, se forman cálculos que pueden tener consecuencias. Esas piedras pueden ser tan pequeñas como la cabeza de un alfiler o tan grandes como un huevo de gallina. A veces son únicas y otras múltiples, y de diferentes tamaños y formas. Se alojan en la misma vesícula, pueden obstruir su salida o emigrar hacia el intestino.

Las recomendaciones para prevenirlas pasan por mantener el peso corporal en límites normales, seguir una dieta rica en proteínas de origen vegetal y nueces, que incluya grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (aceite de oliva, frutos secos, pescados azules). Antonio Zapatero, jefe de Medicina Interna del Hospital de Fuenlabrada y presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna, recomienda consumir vitamina C, tomar entre 2 y 6 tazas de café al día y el uso continuado de estatinas (medicamentos que disminuyen el colesterol sanguíneo).

¿Qué son exactamente?

También llamados cálculos biliares, son elementos duros, con el aspecto de una piedra, que se forman en la vesícula biliar. Su origen está en diversas anomalías en el metabolismo de los componentes de la bilis y en alteraciones de la contracción de la propia vesícula.

“Cuando la bilis se estanca en la vesícula puede cristalizarse, proceso que al progresar da lugar a la aparición de los elementos que conocemos como piedras”, explica el doctor Zapatero.

¿A quién afectan?

Las padece entre un 10 y un 20 % de la población y la sufre el doble de mujeres que de hombres, sobre todo aquellas que se encuentran en la cuarta década de la vida, han tenido varios hijos y son obesas. El motivo son las hormonas: los estrógenos favorecen una bilis sobresaturada de colesterol, y la progesterona propicia que la vesícula se contraiga menos.

¿Cuándo ir al médico?

Hay personas que tienen piedras en la vesícula y no lo notan. En otras se produce un cólico biliar con dolor fuerte, momento en el que hay que acudir al médico, especialmente si hay vómitos que impiden comer o beber, fiebre o color amarillento de la piel (ictericia).

Se diagnostica con una ecografía abdominal. El tratamiento del cólico se hace con fármacos.

La operación no se recomienda habitualmente, solo en caso de que el paciente tenga síntomas como cólicos, pancreatitis u otras complicaciones. Suele realizarse por vía laparoscópica y la persona recibe el alta en las 24 horas siguientes.

Continúa leyendo