Vídeo de la semana

Fonio: qué es, propiedades nutricionales y cómo consumirlo

Este cereal africano tiene muchas propiedades y es ideal para personas celíacas, pues no contiene gluten. Te contamos todo lo que tienes que saber sobre él.

A pesar de ser todavía un desconocido para muchas personas, el fonio se considera uno de los cereales más antiguos. Durante siglos ha sido el alimento fundamental en la dieta de los africanos y cada vez más son las personas que se animan a descubrir su sabor. Si todavía no lo has hecho, te estás perdiendo una delicia pues se dice de él que es "el cereal con el mejor sabor del mundo".

También se le conoce como acha o 'arroz hambriento'. Un gran punto a su favor es que solo tarda de seis a ocho semanas en crecer y estar listo para la cosecha. Parecido a la quinoa y el mijo, el fonio está ganando cada vez más popularidad, pues se considera un 'superalimento'. No solo destaca su buen sabor, sino también sus muchas propiedades nutricionales. Una de sus principales ventajas respecto a otros cereales es que no contiene gluten, por lo que las personas celíacas e intolerantes al gluten pueden consumirlo sin ningún problema a modo de sustituto del arroz, por ejemplo.

La semilla del fonio contiene altas cantidades de metionina y cistina, dos aminoácidos cruciales para la salud y en concreto, el buen mantenimiento de piel, pelo y uñas. También es una buena fuente de vitamina B1 y B2, El fonio es una buena fuente de vitamina B1 (tiamina) y B2 (riboflavina), que intervienen en el correcto funcionamiento de las células y la producción de energía. Por otro lado, el fonio es bajo en colesterol, sodio y grasa, lo que lo convierte en un alimento beneficioso para la salud del sistema cardiovascular.

Destaca también su alto contenido de aminoácidos. Según probaron varios estudios científicos, este cereal contiene el doble de metionina que el huevo. Dicho aminoácido participa en la síntesis de las proteínas, por lo que es importante garantizar su correcto aporte. El fonio contiene también magnesio y calcio, por lo que evita calambres, favoreciendo la recuperación muscular en deportistas. Presenta un alto contenido en fibra que lo convierte en un buen alimento para cuidar el sistema digestivo. Además, el fonio contiene almidón resistente que que interviene en el aumento de la sensibilidad a la insulina y la reducción de los niveles de azúcar en sangre. En cuanto a su aporte calórico, es de 378 kcal por cada 100 gramos de producto.

Cómo consumir el fonio

Los que han probado el fonio describen su sabor como "parecido al de los frutos secos". A partir de este cereal se fabrica una harina sin gluten especialmente sabrosa e ideal para celíacos. Se recomienda mezclarla con otras harinas sin gluten y un aglutinante. También puede usarse a modo de sustituto del cuscús, la quinoa o el bulgur en tabulé. Pruébalo en las ensaladas o como parte de los guisos de legumbres, así como en platos que se prepararían con arroz, aunque ten en cuenta que el tiempo de cocción es algo superior.

En ciertas regiones del norte de Togo se utiliza para hacer cerveza o como alimento principal del ganado.

Continúa leyendo