Qué es la dieta MIND

Es un plan alimentario que vincula la relación entre los hábitos relacionados con la comida y el riesgo de contraer alzhéimer.

La dieta MIND, acrónimo de Mediterranean-DASH Intervention for Neurodegenerative Delay, algo así como dieta de intervención para el retraso neurodegenerativo, es uno de esos planes alimentarios que vinculan la alimentación con la salud, en este caso concreto con la mental.

El propósito de esta dieta no es otro que hacer de barrera contra el alzhéimer, una de las enfermedades mentales más conocidas, de consecuencias crueles, que además no siempre afecta a personas de avanzada edad. 

El alzhéimer es un desorden neurológico degenerativo que ataca a las neuronas del cerebro y ocasiona una demencia progresiva. Suele aparecer en personas mayores, pero también afecta de forma prematura a otras que no lo son tanto. Dado que no tiene cura, lo que la ciencia ha conseguido averiguar hasta la fecha es cómo prevenirlo, limitando todo lo posible las probabilidades de que aparezca. Y la dieta MIND es una de esas barreras preventivas.

Qué dice la ciencia

No se trata de una investigación cualquiera la que avala a esta dieta, desarrollada por profesionales expertos en el campo de la nutrición de las universidades de Harvard y Rush, sino que se trata de un estadio de diez años de duración en el que se profundizó en los hábitos alimentarios de 900 personas, todas ellas con edades entre los 58 y los 98 años. Además, investigadores de Chicago (Estados Unidos) afirman que el seguimiento de esta dieta puede ayudar a reducir en un 53% el riesgo de sufrir alzhéimer.

La dieta MIND se basa en los grupos de alimentos más saludables, si bien los divide en diez categorías más específicas de lo que entendemos como tal: verduras de hoja verde, otras verduras, frutos secos, arándanos y frutos rojos -estos en menor medida, destacando sobre todo las fresas-, legumbres, cereales integrales, pescado, pollo, aceite de oliva y, el más sorprendente, vino

Directrices

Sobre estos grupos de alimentos basa el grueso de su plan, incluido una copa de vino al día, algo que desaconsejan muchos expertos en alimentación y salud, por lo que habría que poner en cuarentena este detalle de la dieta MIND. No así los otros nueve grupos, todos ellos muy positivos desde un punto de vista nutritivo. 

Por otro lado, también permite pequeñas concesiones de otros cinco grupos considerados por todos los especialistas como menos saludables. Es el caso de la carne roja, la mantequilla, el queso, las pastasy los dulces. Entre los cinco los hay más aconsejables (pasta y quesos) que otros. 

En base a estas directrices se debe conformar un menú semanal que, en opinión de los partidarios de la dieta MIND, cuanto más tiempo se siga con regularidad, menor será el riesgo de desarrollar alzhéimer. 

Continúa leyendo