¿Qué es la psicoterapia autógena?

La psicoterapia autógena es un método psicoterapeútico que consiste en desarrollar lo que se denomina concentración pasiva.

La psicoterapia autógena es un método psicoterapéutico que tiene sus orígenes en los estudios del médico alemán Johannes Heinrich Schultz, quien observó los beneficios de la concentración en las propias sensaciones corporales.

 

Consiste en desarrollar lo que se denomina concentración pasiva, un estado en el que permitimos que todo surja sin ningún tipo de bloqueo o de tensión. Al principio requiere un poco de intención por parte de quien lo practica, pero nada más. Luego hay que dejar que el propio cuerpo se autorregule.

 

Otro concepto importante en el entrenamiento autógeno es la aceptación total. Es importante aceptar todo lo que suceda durante las sesiones. Tanto lo físico como lo mental tiene que dejar de ser juzgado.

La psicoterapia autógena se basa en un mecanismo que tiene todo ser vivo de autorregulación, la homeostasis, que significa que si dejamos al cuerpo él se equilibra sólo; lo único que tenemos que hacer es alcanzar un estado que favorezca este equilibrio.

 

Durante su práctica se activan zonas clave del cerebro que potencian la autorregulación y el equilibrio psico-fisiológico. Gracias a ello, se desarrolla la capacidad natural para mantener la calma y para neutralizar los efectos del estrés y de los traumas, por eso la psicoterapia autógena está especialmente indicada en los trastornos de ansiedad, insomnio, alteraciones psicosomáticas y ciertas depresiones (las reactivas). 

 

Es también un medio ideal para superar las crisis y para aumentar la resiliencia.La práctica continuada de la Psicoterapia Autógena tiene beneficios cognitivos y desarrolla potencialidades como la intuición y la creatividad.  

Continúa leyendo