Qué hacer si alguien de nuestro entorno padece depresión

Claves para actuar ante alguien que tiene depresión.

La depresión es una enfermedad poco conocida y muy estigmatizada. Una de cada 5 personas sufrirá una depresión a lo largo de su vida. Sus causas son muy variadas y actualmente existen tratamientos muy eficaces.

No es solamente sentirse triste o abatido sino que engloba una serie de sentimientos y sensaciones de malestar que cambian nuestra manera de ser, de ver el mundo y de comportarnos. Por eso, la mayoría de nuestros conocidos puede percibir que algo nos pasa,  que estamos raros y no somos los de siempre.

Este año, el Día Mundial de la Salud que promueve la OMS está dedicado a esta enfermedad, y por ello vamos a descubrir algunas pautas sobre qué podemos hacer si sospechamos que alguien cercano padece depresión, desde qué síntomas puede tener hasta cómo abordar el problema y apoyarles.

Los síntomas principales

Además del ánimo triste los principales síntomas son: cansancio, falta de energía, enlentecimiento o agitación física, pérdida de interés y/o de la capacidad para disfrutar, problemas de concentración, falta o exceso de sueño, cambios en el apetito, sentimientos de culpa y desesperanza,  pensamientos negativos invasivos e incluso pensamientos e intentos suicidas. Estos síntomas causan un malestar importante y suponen un deterioro en nuestra vida laboral, familiar o social.

La depresión es una enfermedad muy limitante que puede incapacitarnos para nuestro día a día llegando a afectar a todo nuestro entorno. En el trabajo nuestro rendimiento y concentración merma considerablemente. Nuestra pareja puede notarnos distantes, cambiados, incluso perdemos el apetito sexual. Nuestros amigos, se dan cuenta  que dejamos de coger el teléfono, ponemos excusas para quedar o nos echan en falta en el gimnasio o en las clases de inglés... Con nuestros más cercanos podemos mostrarnos irritables, evitativos, menos comunicativos, menos expresivos... sin duda, no estamos siendo los mismos de siempre.

La depresión es una enfermedad muy limitante que puede incapacitarnos para nuestro día a día llegando a afectar a todo nuestro entorno.

¿Cómo podemos ayudar?

La persona deprimida tiene que sentir que la entendemos y comprendemos, que sabemos que está enferma.

Tenemos que empatizar con ella, es decir, ponernos en su lugar, en su malestar. Es importante preguntar cómo se siente, nunca juzgar ni intentar ser psicólogos. Si conocemos algunos de los síntomas de la depresión o hemos pasado por algo similar es más fácil actuar, pero siempre debemos aconsejar solicitar cita con un psiquiatra para que valore lo que está sucediendo.

Lo más importante es dar apoyo, estar, aunque solamente sea acompañar. Es importante demostrar que estamos ahí para lo que necesite y señalar que no están solos.

Acompañar a la consulta del psiquiatra, psicólogo o a la farmacia donde se administran las medicinas normalizará que se trata de una enfermedad, como cuando les acompañamos por un simple resfriado.

Respecto al pesimismo, sentimientos negativos y tristeza no deben alimentarse, se debe escuchar pero arrojar luz, insistir en que es algo temporal que acabará esfumándose.  Los sentimientos de culpa forman parte de la propia enfermedad y son difíciles de eliminar pero debemos intentar desculpabilizar al enfermo, irán desapareciendo. Por otro lado, los comentarios de ánimo,  pueden volverse en contra y  hacer sentir  más  frustración ya que pueden trasmitir debilidad cuando la recuperación es lenta.

En conclusión, si identificamos alguno de estos síntomas en nuestro ser querido lo fundamental es dar apoyo y recomendarle acudir a un especialista ya que la depresión es una enfermedad que se cura con tratamiento.

Por: Tamara Ferrero Álvarez, psiquiatra de Reacciona Psiquiatría y experta de Doctoralia.

Continúa leyendo