Qué hacer si te sale un orzuelo

El orzuelo es una infección del folículo de la pestaña, causada por una bacteria que forma una úlcera parecida a una espinilla en el borde del párpado.

El orzuelo es una infección del folículo de la pestaña, causada por una bacteria que forma una úlcera parecida a una espinilla en el borde del párpado. Toma nota de qué hacer si aparece.


Síntomas 

Los orzuelos se manifiestan primero con enrojecimiento, sensibilidad y dolor. Luego, una pequeña área se torna redonda y se hincha. El ojo puede lagrimear, volverse muy sensible a la luz intensa y puede tenerse la sensación de que hay algo en su interior.

¿Por qué aparece? 

La causa de su aparición suele deberse a una debilidad orgánica que produce un descenso de las defensas, lo que repercute inmediatamente en una proliferación de los gérmenes que tapan las glándulas oculares. Así, se produce la blefaritis, una inflamación de las glándulas locales que genera la formación de orzuelos. Su aparición también está asociada en ocasiones a cambios hormonales y al estrés.

Tratamiento

Los orzuelos pueden tratarse aplicando compresas tibias durante 10 minutos 4 veces al día y no se debe internar extirparlos, sino dejarlos que drenen por sí solos. El calor ayuda a que el orzuelo madure, se rompa y drene. En casos de orzuelos recurrentes o persistentes se utilizan a veces cremas antibióticas y, en algunos casos más graves, hay que abrir el orzuelo para drenar la infección.

Remedios naturales 

Bolsa de té. Los taninos que se encuentran en las hojas de té mejoran los orzuelos. Humedece una bolsita de té en agua tibia que haya hervido y colócala durante el orzuelo durante 10 minutos al día hasta que desaparezca.


Aloe vera. Corta la hoja a lo largo y moja un algodoncito en el líquido que segrega. Pásalo con suavidad sobre el párpado afectado por la mañana y por la noche.


Pepino. Reduce la inflamación y calma el dolor. Corta rebanadas y colócalas sobre la zona infectada.


Cúrcuma. Es un antibacteriano natural. Hierve una cucharadita de cúrcuma en polvo en dos tazas de agua hasta que se reduzca a la mitad. Cuela y deja enfriar. Échate tres gotas en ambos ojos dos o tres veces al día.

Continúa leyendo