¿Qué lesiones sufrimos al andar?

Es uno de los mejores ejercicios para mantenernos en forma y saludables. Hacerlo en exceso o por superficies inadecuadas puede producirnos molestias. ¡Toma nota!

Todos sabemos que caminar es un ejercicio muy saludable que nos aporta muchos beneficios. Andar al menos 30 minutos al día reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, previene la aparición de la diabetes tipo 2, combate el sobrepeso y la obesidad, y fortalece nuestros huesos. Y además nos ayuda a estar en forma, tonificando nuestros músculos. Pero, ¡cuidado!, porque caminar de manera excesiva, por superficies irregulares o con calzado inadecuado puede provocarnos algunos problemas.

 

Fascitis plantar

 

Es una de las lesiones más comunes. Se produce por la inflamación de la fascia plantar, un ligamento en el que se apoya el arco del pie, causada por movimientos repetitivos. El síntoma más destacado es el dolor, más agudo al levantarse por la mañana, y que tiende a desaparecer conforme avanza el día. También se puede extender hacia la zona del talón.

 

Tratamiento

La fascitis plantar es totalmente inofensiva, pero puede ser muy molesta. Para aliviar el dolor puedes tomar antiinflamatorios y recurrir a masajes y estiramientos.

Tendinopatía en el tendón de Aquiles

 

Se refiere a cualquier tipo de inflamación o degeneración en el tendón. Suele producirse por el uso de calzado inadecuado o por caminar por superficies muy irregulares. El síntoma principal es el dolor, que puede derivar en problemas para apoyar el pie.

 

Tratamiento

Para aliviar el dolor se puede recurrir a los antiinflamatorios y a la aplicación de frío en la zona. Los estiramientos del tendón también favorecen y se aconseja que se disminuya la actividad física, pero no se recomienda reposo absoluto. Puedes cambiarlo por la bici o la piscina mientras tengas molestias.

 

Periostitis tibial

 

Es la inflamación del periostio, que es una membrana que rodea el hueso, en este caso la tibia, y que la une a los gemelos, peroneos y tibiales. El dolor se refleja en la espinilla y es muy localizado. Se puede producir por varios factores como una intensidad de ejercicio demasiado alta, un calzado inadecuado, superficies irregulares, falta de estiramiento de la musculatura...

 

Tratamiento

Puedes combatir el dolor con antiinflamatorios y la aplicación de frío (nunca calor). Reduce tu actividad física y cuando las molestias vayan desapareciendo retómala poco a poco. Estirar es fundamental para prevenirla.

Esguince de tobillo

 

Es una de las lesiones más frecuentes. Se produce por una inversión forzada del tobillo (cuando se 'nos dobla') y se lesionan los ligamentos que sujetan el tobillo. Existen diferentes grados dependiendo del tamaño del desgarro y de si es completo o incompleto. Es importante descartar que se haya producido una fractura en el tobillo.

 

Tratamiento

Depende del grado del esguince. En general se recomida reposo, aplicación de hielo local y antiinflamatorios en la primera fase de la recuperación. La movilidad en el tobillo se va recuperando con estiramientos y ejercicios para fortalecerlo.

 

Fractura por estrés

 

Las más características son las fracturas de los metatarsianos. Son 'grietas' que se producen en los huesos de los dedos de los pies. Suelen ser el resultado de una actividad física excesiva y repetitiva. También se puede producir por andar por superficies a las que no estamos acostumbrados (por ejemplo, cuando andamos descalzos por la playa). La más común suele ser la fractura del quinto metatarsiano.

 

Tratamiento

El dolor aparece en la parte superior del pie, localizado en la zona de la fractura. Como siempre, se recomiendan antiinflamatorios, reposo inicial y aplicación de frío. Se debe retomar el ejercicio de forma gradual.

 

Síndrome de hiperpresión rotuliana

 

También se denomina condromalacia rotuliana. La rótula es un hueso de la rodilla sujeto por el tendón rotuliano y el cuádriceps y que forma la articulación de la rodilla. Si está mal alineada provoca fricciones y una sobrecarga del cartílago de la rótula. Su principal síntoma es el dolor en la articulación y también puede aparecer inflamación y dificultades del movimiento.

 

Tratamiento

Se aconseja reducir la actividad física para que el dolor y la inflamación disminuyan. Cuando se hayan combatido se recomienda recurrir a ejercicios para fortalecer el cuádriceps, y actividades como la natación o el ciclismo.

Continúa leyendo