Vídeo de la semana

¿Qué pasa si dormimos poco?

5 factores de riesgo si no descansamos lo que debemos.  

La eterna batalla que libramos cada día contra el sueño podría costarnos muy caro en un futuro. Es habitual que queramos ganarle la partida y vivir casi a contrarreloj, exprimiendo cada minuto del día y haciendo un montón de cosas: ir al trabajo, estudiar, ir al gimnasio, quedar con los amigos o pareja, ver alguna serie, etc. Todo esto acaba propiciando que estiremos el día y recortemos horas de sueño. Y, aun así, nos acostamos agotados, pero con la sensación de que nos falta tiempo para hacer todo lo que hubiéramos querido. Pero, ¿cuánto tenemos que dormir?

 

Los expertos coinciden en que las horas de sueño la determina la edad del sujeto. Así, lo suyo sería que los niños descansasen entre 10-11 horas, en adolescentes 9 horas, en los adultos 8, y en gente de la tercera edad entre 6-7 horas nocturnas. Dormir menos de lo recomendable de manera habitual podría encadenar diferentes riesgos. Te enumeramos algunos a continuación.

 

Bajan las defensas. Un estudio estadounidense concluyó que las personas que duermen menos de 6 horas son 4,2 veces más propensas a coger catarros y resfriados. Esto sucede por la bajada de defensas que se produce cuando no se descansa.

 

Problemas cerebrovasculares. Descansar poco aumenta la tensión arterial, altera nuestro mecanismo interno y nos hace incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cerebro y cardiovasculares.

 

Aumento de peso. No descansar lo suficiente engorda, y tiene explicación científica. Esto sucede dada al aumento de resistencia a la insulina cuando dormimos poco. Además, nos levantaremos con una sensación de cansancio generalizado y buscáremos la energía en comidas cargadas de carbohidratos y azúcares.

 

Mal humor. Seguro que te ha pasado, y no hacen falta estudios que lo corroboren. Cuando duermes poco estás de peor humor y todo te molesta. Nuestra sensación de irascibilidad aumenta y no queremos que nos tosa nadie.

 

Vivimos menos. Sí, pese a que ‘peleamos’ cada minuto a las horas para vivir más, paradójicamente, dormir poco acorta la vida, según concluyen diferentes estudios epidemiológicos realizados en USA años atrás.

Continúa leyendo