¿Qué produce las intoxicaciones alimentarias más frecuentes del verano?

En la época estival son comunes los atracones, las cenas al aire libre y también, las intoxicaciones alimentarias. Por ello te contamos qué debes evitar para disfrutar sin un disgusto.

El verano es una época en la que crecen las intoxicaciones alimentarias debido al aumento de la temperatura ambiente. El buen tiempo nos lleva a estar más tiempo en la calle para disfrutar del sol y salir a comer fuera. O bien preparar una gran comida para muchos comensales en nuestra casa con prisas y sin prestar atención a las altas temperaturas. Además, en ocasiones, no prestamos atención a la forma de conservación de los alimentos, por lo que aumenta el riesgo de sufrir una intoxicación

Aproximadamente, un 50% de las intoxicaciones alimentarios se producen por comidas preparadas dentro de casa. Lo más común es que presentemos síntomas parecidos a una gastroenteritis, pero algunos tardan días en manifestarse o incluso, precisan de atención médica. Por ello, te contamos las principales prácticas que debes evitar para disfrutar el verano sin un susto. 

  • Salmonela: la salmonela es una bacteria que puede encontrarse en diversos alimentos. Normalmente, suele estar presente en algunos huevos, ya que el 1,6% de las manadas de gallinas son portadoras de la bacteria. Para evitar problemas, se debe evitar consumir tortillas poco cuajadas, guardar los pasteles con crema en la nevera y extremar al máximo las precauciones al hacer la mayonesa casera. No obstante, ten presente que no solo puede estar en los huevos, sino que también en otros alimentos. Recientemente, la UE advirtió de un brote de salmonela causado por unas semillas de sésamo. 
  • Anisakis: este parásito se encuentra en el pescado y es uno de los principales causantes de la mayor parte de intoxicaciones. El sushi no es el único plato que puede darnos problema, ya que cualquier plato de pescado no cocinado supone un riesgo. Los boquerones en vinagre es una de las tapas más típicas de España y un auténtico deporte de riesgo consumirlas en verano. Recuerda que los marinados no destruyen el parásito. Por ello, si vas a consumir pescado crudo, debes congelarlo a –20 grados en un congelador de tres ellas mínimo durante cinco días.
  • Frutas cortadas y/o peladas: la piel de la fruta y verdura puede estar contaminada por microorganismos como la Listeria, Salmonela, o Escherichia coli. En muchos mercados de abastos, se venden piezas de fruta (como sandías) cortadas a la mitad. Para que estas sean seguras, deben haberse sometido a un lavado previo, ya que sino las bacterias podrían colarse en el interior comestible. Por otro lado, las frutas y verduras expuestas durante mucho tiempo a temperatura ambiente multiplican la velocidad de propagación de cualquier bacteria. 
  • Insecticidas: un insecticida doméstico de tipo aerosol nunca debe usarse cuando se manipulen alimentos, ya que se puede contaminar el producto que nosotros vamos a ingerir. En cuanto a los utensilios, debes mantenerlos alejados del aire de estos aerosoles. La mejor recomendación es siempre lavar verduras, frutas y hortalizas antes de consumirlas. 
  • Comida “take away”: las comidas vendidas en puestos ambulantes no autorizados pueden suponer un riesgo para la salud, especialmente aquellas que deben ser manipulados, ya que desconoces cómo se han preparado, transportado y conservado. 
  • Agua de manantial: cualquier tipo de agua sin control sanitario nunca se debe consumir, aunque sea un agua de manantial de agua cristalina.
  • Conservación en nevera: las comidas preparadas calientes deben guardarse en recipientes preparados para ello y posteriormente, deben introducirse en el frigorífico para poder conservarlos. Nunca dejes una comida más de una hora fuera de la nevera.
  • Descongelar: los alimentos congelados tienen que descongelarse dentro de la nevera o en el microondas. Si necesitas transportarlo, siempre en una bolsa isotérmica.
  • Del supermercado a tu casa: cuando hagas la compra de productos congelados o frescos debes guardar inmediatamente los productos en la nevera para evitar que se estropeen.
  • Picnics seguros: una comida en el campo o la playa puede ser un buen plan siempre que sigamos las recomendaciones. Las comidas y bebidas que vayamos a consumir tenemos que guardarlas en neveras portátiles y nunca en una mochila o un bolso no destinado para ese uso.
  • Carnes: la carne (pollo, ternera, pavo...) hay que cocinarla adecuadamente para evitar una intoxicación alimentaria.
  • Patatas asadas: las patatas asadas son una comida típica de barbacoa o comida de verano, pero siempre hay que consumirlas en el momento. No la dejes para el día siguiente. 

Continúa leyendo