Qué son los sueños y cómo recordarlos e interpretarlos

Seguro que muchas veces te has despertado con el recuerdo de un sueño interesante y, a los pocos minutos ya no te acordabas de él.

Seguro que muchas veces te has despertado con el recuerdo de un sueño interesante y, a los pocos minutos ya no te acordabas de él. La experta Milena Llop nos da las claves para crear una especie de diario onírico con nuestros sueños, paso primero para interpretarlos posteriormente.

 

En su libro recientemente publicado, Más allá de los velos de Morfeo, Manual y diccionario de interpretación de sueños, de Ed. Red Milenaria, Llop nos describe los procesos de la mente y del sueño y nos explica cómo confeccionar un diario en el que anotar detalladamente los datos del sueño, algo imprescindible para empezar a interpretar. Con una buena práctica, algo de disciplina y el deseo de querer recordar, dice la experta, “es posible que esas imágenes pasen más fácilmente a la conciencia”. 

Podemos seguir estos pasos:

• Unos minutos de relajación antes de acostarnos nos ayudará a desconectar. Irse a dormir agitada, con miles de pensamientos desfilando por la mente, o extremadamente agotada, no favorece la distensión. Hay que ayudar al cerebro a entrar tranquilamente en las diversas fases del sueño.

 

• Dejarnos caer en el sueño de forma natural, evitando el ruido ambiental.

 

• Despertarse sin estridencias, los despertadores ruidosos provocan alteraciones y no facilitan el recuerdo.

 

• Mantenerse unos minutos en la misma postura al despertar también ayuda a recordar.

 

• Tener una libreta a mano y anotar de inmediato todos los detalles de cada imagen onírica, sin cuestionarse nada, sin omitir, ni buscar un estilo literario; la espontaneidad ayuda y al escribir, seguro que vendrá a la memoria detalles fundamentales.

 

• Es útil fecharlos y después reflexionar acerca del contenido, relacionándolos con nuestra realidad inmediata. Para analizarlos, podemos consultar buenos tratados de simbología que sin duda nos orientarán, aunque los sueños son íntimos y personales y quien tiene la última palabra para entender qué nos están diciendo, la tiene el propio interesado.

Mar

Mar Pastor

Continúa leyendo