Quesos veganos que encontrarás en el supermercado (y por qué no serían tan sanos)

La llegada de los quesos veganos a los supermercados ha hecho que muchas personas se planteen la posibilidad de probarlos y consumirlos. Pero, ¿por qué podrían no ser tan saludables como su versión original (láctea)?.

Quesos veganos
Foto: Istock

Cuando nos planteamos la posibilidad de comenzar a seguir un estilo de vida vegano, que incluye tanto evitar determinados productos en nuestro día a día elaborados con ingredientes o elementos obtenidos a partir de fuentes de origen animal como cambiar la alimentación, es normal que nos planteemos de qué manera podemos sustituir todas aquellas comidas que se elaboran a partir de ingredientes animales.

Un buen ejemplo lo encontramos en el queso. Hasta hace poco tiempo, sustituirlo por una versión similar o parecida en cuanto a textura y sabor, pero elaborada con ingredientes de origen vegetal, se convertía en una tarea casi imposible. Algo que ya no ocurre a día de hoy, cuando muchas marcas veganas han desarrollado y presentado sus propios quesos veganos, de manera que ya es posible encontrar muchas variedades en los supermercados.

Originalmente, el queso es un alimento que se elabora con leche coagulada, productos lácteos o componentes lácteos, como por ejemplo es el caso de la nata o el suero. Las distintas variedades que podemos encontrar en las tiendas dependen del origen de la leche empleada, de los métodos de elaboración que se han seguido y, finalmente, del grado de madurez que haya alcanzado.

En lo que al queso vegano se refiere, es evidente que nos encontraríamos ante una alternativa al queso “tradicional”, ya que en su proceso de elaboración no se utilizan ingredientes ni derivados de origen animal. En la mayoría de las ocasiones, se utiliza una base de ingredientes de origen vegetal, como podría ser el caso de plantas y frutos secos (los más comunes son los anacardos, las nueces y las almendras), además de determinadas grasas vegetales (como el aceite de coco, aceite de oliva o aceite de girasol).

En su composición también podemos encontrar otros ingredientes usados con la finalidad de mejorar su textura, sabor y color, como ocurre con los almidones, agua, sal y algunos condimentos. Mientras que, para enriquecer su aporte nutricional, es posible que también sea enriquecido con calcio y vitamina B12.

¿Qué tipos de quesos veganos podemos encontrar en las tiendas?

A día de hoy, es común que, en las tiendas y supermercados, nos encontremos con dos opciones o tipos de quesos veganos: los más industriales, que se caracterizan en la mayoría de las ocasiones por ser de peor calidad nutricional, dado que utilizan grasas de muy baja calidad y grandes cantidades de almidones; y los formulados por marcas que usan ingredientes nutritivos de mayor calidad.

En este último caso es común poder optar por quesos elaborados no solo con grasas de mucha mejor calidad (como ocurre con el aceite de oliva virgen extra), sino que la proporción utilizada de frutos secos e ingredientes naturales bajos en grasas es muchísimo mayor. Incluso es posible que nos encontremos en su composición con algunos microorganismos usados para su fermentación, por lo que, al utilizar fermentos, es posible que ciertos nutrientes estén más biodisponibles.

Por qué pueden no ser tan saludables como piensas

En muchas ocasiones tendemos a pensar que un alimento o preparación alimenticia vegana es más saludable y nutritiva por el hecho de no utilizar ingredientes de origen animal en su elaboración. Pero la realidad, en algunos momentos, es muy diferente, de manera que debemos prestar especial atención a los ingredientes usados en su composición, así como en el porcentaje de grasas y azúcares que contiene.

Quizá te sorprenda si te decimos que, en muchos casos, el aceite de coco es uno de sus ingredientes principales. De hecho, no es complicado encontrarlo como primer o segundo ingrediente en el listado de ingredientes del producto en cuestión (y, como seguro recordarás, este listado debe ser organizado de mayor a menor, en función de la proporción de ese ingrediente usada en su elaboración).

Nutrición y quesos veganos
Foto: Istock

Aunque no siempre debemos demonizar las grasas saturadas, el aceite de coco es muy rico en grasas saturadas, y en estos casos, el problema lo encontramos, sobre todo, en la calidad de dicho aceite, en cómo se haya usado y, además, en la dieta en sí que siga la persona. Muchos nutricionistas indican que el aceite de coco únicamente es saludable cuando es virgen. Y el problema está en que la mayoría de los quesos veganos existentes en el mercado, que lo utilizan como ingrediente, no lo indican.

También contienen grandes cantidades de almidones o fibras, así como saborizantes, espesantes, colorantes y aromas. Además, a menos que hayan sido enriquecidos, en general existe una ausencia evidente de la mayoría de los nutrientes que sí contiene el queso “tradicional”, como vitaminas, minerales esenciales (como el calcio) y las proteínas.

No obstante, al tratarse de dos productos completamente diferentes, es un error compararlos nutricionalmente. Sí es cierto, por ejemplo, que los quesos de origen vegetal presentan un contenido inferior de ácidos grasos saturados, frente a los insaturados, aunque todo dependerá del aceite vegetal utilizado en su fabricación.

Además, los quesos veganos tienen menos contenido en calcio y, a menos que hayan sido fortificados, tampoco contienen vitamina D o vitamina B12. No obstante, sí contienen fibra, cosa que no ocurre con los quesos tradicionales.

La clave: solo adecuados para un consumo ocasional

Lo cierto es que esta recomendación no solo es equiparable a los quesos veganos, sino también a los quesos tradicionales, que suelen contener cantidades muy elevadas de grasas y colesterol.

Por tanto, la clave está en optar por los quesos veganos, al igual que los tradicionales, para ocasiones puntuales.

Y es que, a menos que los elaboremos en casa utilizando para ello ingredientes de la máxima calidad y más saludables (de esta forma solo nosotros controlaremos qué ingredientes hemos escogido para su preparación), la mayoría de los quesos veganos que encontramos en el supermercado son ultraprocesados, que, además de ser calóricos y estar repletos en grasas de baja calidad, no proporcionan ningún valor nutricional interesante.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo