Reprograma tu metabolismo y mantén la línea

Con el paso del tiempo el metabolismo se va ralentizando. Con estas claves puedes reprogramar tu metabolismo y mantener la línea.

El metabolismo basal es la energía mínima que necesita el cuerpo para mantener las funciones vitales, como hacer la digestión, mover la sangre... Es el gasto energético que tenemos sin contar con la actividad física que realizamos. Con el paso del tiempo, el metabolismo se vuelve más lento y vago, es decir, cada vez quema menos calorías. Se vuelve más “ahorrador”, sobre todo a partir de los 35 años. Esto hace que las personas que no llevan una vida muy activa tengan superhábit calórico muy fácilmente y al final terminan engordando.

¿Se puede hacer algo al respecto? ¡Tranquila! Es posible reprogramarlo y mantener la línea de una forma más fácil activando el metabolismo. Te contamos los secretos para que tu cuerpo se vuelva más eficiente:

¡No te saltes el desayuno!

Aunque está más que demostrado que eso de que el desayuno es la comida más importante del día no tiene ninguna base científica y es infinito mejor lo que comes a si desayunas o no, también es verdad que tras toda una noche sin comer nada, el desayuno devolverá energía a tu cuerpo, conseguirás que tu metabolismo se vuelva a activar con la digestión.

Hay trucos que te ayudarán a conseguir un desayuno perfecto para tu cuerpo y para tu metabolismo. Por ejemplo, puedes endulzar tu desayuno con un poco de canela, ¡solo tiene 3 calorías por gramo! Los lácteos son otra muy buena opción para acelerar tu metabolismo por las mañanas, además, contienen vitamina D, proteínas y calcio.

Es fundamental incluir alimentos con proteínas y grasas buenas en la primera comida del día y desterrar alimentos insanos como la bollería industrial o las mermeladas, por ejemplo.

Puedes picotear

Siempre con moderación y eligiendo siempre picoteos sanos. Si quieres que tu metabolismo esté activo, otra de las claves es comer cada 3 o 4 horas. Una buena alternativa son los alimentos ricos en fibra y en grasas buenas, como los frutos secos. La fruta y los yogures son también grandes alternativas para tomar a media mañana o media tarde.

No comas nada después de la cena, ¡cocina cerrada!

Irte a la cama con la digestión hecha te ayudará a tener un buen descanso, por lo que lo ideal es cenar pronto. Es un punto muy positivo para tu metabolismo. Si te vas a dormir nada más cenar, tu metabolismo se irá ralentizando y no quemarás las calorías necesarias para no engordar, por no hablar de la sensación de pesadez...

Hidrátate bien

Una buena hidratación en fundamental. Beber agua fría es genial para activar el metabolismo, quemarás más calorías, tu cuerpo será el encargado de lograr la temperatura ideal, y esto hará que quemes más calorías. El café y el té también son buenas formas de hidratar, ya que tienen un efecto diurético, pero sin abusar.

Haz ejercicio

Si quieres que tu metabolismo cambie, el ejercicio físico es básico. Lo ideal es entrenar 3 o 4 días por semana con ejercicios cardiovasculares, combinados con ejercicios de fuerza. No solo te ayudará a reprogramar tu metabolismo, también hará que te sientas mucho mejor. 

Si aumentas la masa muscular de tu cuerpo, también aumentarás el gasto calórico porque los músculos consumen más energía que la grasa. Así que el ejercicio no es negociable.

Descansa

Es un factor muy importante para activar el metabolismo. Dormir bien es esencial, ya que si no lo haces, tu cuerpo, a lo largo del día, necesitará alimentos más calóricos y con más azúcar para reponerse.

Continúa leyendo