¿Retienes Líquidos Toma Medidas

Con el calor los vasos sanguíneos se dilatan. Esto provoca la salida de líquidos al espacio intercelular, donde queda atrapado provocando el aspecto hinchado de la zona. La dieta puede ayudarte a evitarlo, ya que una alimentación desequilibrada con exceso de sal, alcohol o café y baja en proteínas y vitamina B1 (tiamina) favorece la formación de edemas.
Asimismo, problemas de salud como la obesidad y las alteraciones hormonales hormonales o hábitos de vida como el sedentarismo reducen la capacidad del organismo de eliminar líquidos y toxinas.
¿Cuáles son los síntomas? Principalmente, se notan en las piernas y los tbillos. Aparece hinchazón, edemas, sensación de pesadez..., auqnue también puedemanifestarse con inflamación del abdomen, bolsas en los ojos, aumento inexplicable de peso o volumen... Para reconocer si hay retención de líquidos, un signo inequívoco es la fovea positiva. Es decir, si presionas con un dedo la zona concreta se deja una marca: el tejido queda hundio unos segundos.
Alimentación correcta: para prevenirla, toma alimentos ricos en calcio (leche, quesos sin sal y yogur), verduras y minerales , cereales como el arroz, la avena... e infusiones diurétics (cola de caballo, salvia, té verde, etc.). Fundamental es que bebas mucha agua (como mínimo dos litros y medio al día). También toma alimentos ricos en potasio y diuréticos (alcachofa, apio, coliflor, endibias, ajo, cenolla, perejil, y frutas como la piña, el melón, la pera, mazana, melocotón y sandía).
Evita tomar carnes rojas, grasas animales (embutidos, vísceras...), azúcares refinados y dulce, café, alcohol, sal (sustitúyela por ajo y perejil) y agua con gas.
Hábitos de vida que contarrestan la retención de líquidos: haz deporte, ya que activa la circulación sanguínea (natación, ciclismo, paseos diarios a buen ritmo, etc.) y ayuda a mantener el peso adecuado; descansa lo suficiente (duerme 7-8 horas) y eleva los pies uan hora por las tardes; evita la ropa ajustada, que no te presione las ingles ni los muslos y los calcetines que no te opriman; usa pantys, medias o calcetines de compresión incluso en verano (ayuda a la circulación de retorno).

Continúa leyendo