Ritmos circadianos y nutrición

Expertos indican que la evaluación del estado de los ritmos circadianos de cada individuo podría ser un área de gran interés en nutrición.

Expertos indican que la evaluación del estado de los ritmos circadianos de cada individuo podría ser un área de gran interés en nutrición.

 

Los hábitos de vida actuales, marcados en muchos casos por la reducción en las horas que dedicamos a dormir, así como las irregularidades entre sueño y vigilia debidas al trabajo por turnos, el jet-lag o la exposición excesiva a la luz brillante durante la noche, hacen que nuestro cerebro pierda la percepción de nuestros ritmos circadianos internos y externos, lo que podría influir a la vez en nuestra nutrición.

 

Este es uno de los temas que se ha tratado en una Sesión Científica Extraordinaria organizada por la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), con la participación de la Academia Española de Nutrición (AEN) y la colaboración de The Coca-Cola Company en España.

En este sentido, Marta Garaulet, Catedrática de Fisiología y Nutrición de la Universidad de Murcia, expone que la cronobiología, es decir, la evaluación del estado de los ritmos circadianos de cada individuo, "puede ser de gran interés en la nutrición. Al ser una parte innata de nuestras vidas, apenas prestamos atención a estos ritmos, y su buen funcionamiento permite que nuestro organismo se anticipe y adapte  a cambios medioambientales".

 

"Esta nueva área de investigación en nutrición comunitaria -continúa Garaulet-, podría aportar gran información en enfermedades relacionadas con la malnutrición, como son las principales dolencias degenerativas: obesidad, cáncer o enfermedades cardiovasculares".

 

Sin duda, esto refuerza la idea de que el papel protector de la dieta va unido a hábitos de vida saludables.

Continúa leyendo