¿Sabes qué es el ácido acetilsalicílico y en qué te ayuda?

Es un famoso analgésico, antiinflamatorio y antipirético. ¿Sabes de qué hablamos?

Su nombre científico y concreto es ácido acetilsalicílico, pero popularmente lo conocemos como aspirina. Fue el primer antiinflamatorio de la historia, y por qué no decirlo, también uno de los más famosos.

Este fármaco, desde un punto de vista médico, cumple con varias funciones, es antiinflamatorio, analgésico, antipirético, anticoagulante y antiagregante plaquetario, por esto último se suele recetar a pacientes que hayan sufrido un infarto.

Este antiinflamatorio no esteroideo (AINE), funciona igual que otros, con la única diferencia de que es capaz de bloquear el funcionamiento normal de las plaquetas. Ayuda a paliar el malestar en general y, también, baja la fiebre. Pero, ¿conoces sus efectos, dosis correctas y riesgos? ¡Apunta!

Los riesgos de la aspirina

Todo tiene sus pros y sus contras. En el caso del ácido acetilsalicílico, provoca, con bastante facilidad, sangrados en el estómago. Puede causar vómitos, úlceras, náuseas y gastritis. Si su consumo es abusivo, puede llegar a provocar la disfunción del riñón, vasodilatación periférica, vómitos, delirios, vértigo y estupor.

No es recomendable su consumo en mujeres embarazadas, ya que podría provocarle algún daño tanto al bebé como a la madre, ni tampoco está recomendado su consumo en niños menores de 12 años.  

Su dosis correcta puede variar entre los 500 mg y 1g en cada toma, y puede repetirse cada toma cada 4 horas. Aunque no se recomienda tomar más de 3 gramos de aspirina al día, si hablamos de adultos mayores, su consumo se reduciría a 2 gramos.   

También te puede interesar:

Continúa leyendo