¿Sabes qué es el 'yoga rebelde'?

Así se llama al Strala Yoga, un revolucionario método de la ex modelo y bailarina neoyorquina Tara Stiles, que ofrece los beneficios del yoga sin la parte espiritual y de meditación.

Así se llama al Strala Yoga, un revolucionario método de yoga de la exmodelo y bailarina neoyorquina Tara Stiles, que ofrece los beneficios del yoga sin la parte espiritual y de meditación. Experta en temas de salud y bienestar e instructora de yoga, Ttara cuenta con cientos de miles de seguidores en todo el mundo. Su celebridad se debe a que ha ideado una particular técnica de yoga que se aleja mucho de lo tradicional. De hecho la llaman 'la rebelde del yoga'.

 

Diferencias entre el Strala Yoga y el yoga tradicional

Strala es una palabra sueca que significa "luz", de ahí que el objetivo del strala yoga sea iluminar nuestro cuerpo y nuestra vida. Se trata de  conseguir el bienestar físico y mental mediante la ejercitación de dinámicos movimientos al son de la música. De este modo Tara Stiles rompe con las técnicas tradicionales y propone un estilo propio que huye de budas, consignas relajantes, meditación e indicaciones en voz baja. Muy al contrario, su yoga reivindica la libertad de movimientos frente a las posturas tradicionales y la música alta y movida frente a la relajan.
Lo más importante es la no-conexión espiritual ya que el trabajo de Stiles es puramente físico. Sí, es necesario estar concentrado y ser consciente del propio cuerpo y de los movimientos que realizamos, como en otras disciplinas como el Pilates, pero sólo llegamos eso, no se busca llegar a un estado especial de consciencia.
El Strala Yoga deja que el cuerpo hable por sí solo, deja que se exprese y que los sentidos disfruten. No es tan estricto como puede ser el yoga más puro. Su finalidad es sentir libertad de movimiento y energía positiva. Nos relajamos, pero la importancia de este tipo de yoga es hacer deporte. De hecho se realiza un gran trabajo muscular. Hay estiramientos como en el yoga pero con movimientos más dinámicos y menos sostenidos (como se hace en el tradicional). Las posturas o asanas son de breve duración y en algunos casos, bastante complejas. El cuerpo se mantiene en movimiento durante toda la clase, sin permanecer más de un par de segundos en cada postura. La energía fluye precisamente porque hay movimiento y, de hecho, se suda más y se queman más calorías.

 

¿Para quién está pensado?: El Strala Yoga le va a ir bien a quien le gusten los ejercicios tonificantes del yoga y del Pilates, a los que quieran perder peso y mantenerse en forma y a los que huyan de la connotación espiritual y trascendental del yoga. Se parece más a una sesión de fitness que de meditación pues es un yoga mucho más físico, más cercano al fitness que el yoga más tradicional y puro. Más centrado en el cuerpo que en la mente. Se podría decir que el Strala Yoga no es un tipo de yoga en sí, sino una forma de concebir esta disciplina.

 

Un libro: La editorial Sirio acaba de publicar el libro La rebelde del yoga. 16,95 €.

Dónde practicarlo: En el centro barcelonés de Tara Stiles, ubicado en la zona alta de Barcelona (Doctor August Pi i Sunyer, 5) o en Strala Yoga Barcelona (Hercegovina, 19-23 Local 2).

 

Tara Stiles

La revista Woman en Francia la bautizó como Lady Yoga, el New York Times como La rebelde del yoga y ha sido considerada como una de las personas más influyentes en salud y deporte por Greatist.com, por su estilo fresco y desenfadado, que se  aleja de un yoga más espiritual. Tara Stiles es norteamericana, estudió danza de pequeña, antes de convertirse en modelo de la famosa agencia Ford. Mientras trabajaba en el mundo de la moda le ofrecieron protagonizar unos vídeos didácticos para practicar yoga en casa que tuvieron mucho éxito en internet y, entonces, decidió convertirse en instructora de yoga para poder transformar las técnicas tradicionales en lo que ella creía que debía ser el yoga. Quería hacerlo a su manera. Tara dejó de trabajar como modelo y se dedicó a crear un yoga especial, el Strala Yoga, que desechaba el componente más espiritual del yoga tradicional y se acercaba más al fitness. Abrió su propio estudio de yoga en el centro de Manhattan (en Broadway) donde aún hoy ofrece sus clases. La norteamericana divulga sus ejercicios y movimientos en vídeos que acumulan millones de visitas en Youtube.

También te puede interesar:

Continúa leyendo