Vídeo de la semana

¿Sabes Qué es la Crioterapia?

¿Piensas que el frío sólo sirve para dejarte encogida? Pues no. Las bajas temperaturas, como terapia, presentan muchas ventajas. Hay dos formas de utilizar el frío con fines médicos: la crioterapia, que aplica bajas temperaturas directamente sobre la piel (disparando o pulverizando gas helado) para provocar  contracción, con efecto anestésico o antiinflamatorio; y la criocirugía, que inyecta elementos refrigerantes a temperaturas bajo cero para destruir células y tejidos patológicos. Ninguna tiene efectos secundarios, no requieren hospitalización y no obligan a dejar de tomar tu medicación habitual.
Y se trata de una técnica con muchas posibilidades en diferentes campos:
Dermatología: pecas, lunares precancerosos, verrugas víricas... La crioterapia, junto con el bisturí eléctrico, es la herramienta básica de los dermatólogos. Con uno o varios ‘disparos’ de nitrógeno líquido congelado a -196 ºC se puede acabar con estos problemas. El nitrógeno se aplica en forma de espray: en unos segundos produce una sensación de quemazón en la piel y lo que logra es congelar y destruir las células anormales, respetando el tejido sano que hay alrededor. A veces son necesarias varias aplicaciones, “pero el proceso no requiere anestesia ni ambientes quirúrgicos completos”, comenta el dermatólogo Josep Gonzalez Castro, de Iderma.
Podología: “La crioterapia se utiliza para curar todo tipo de lesiones víricas, como los papilomas”, explica María Jesús Madrid, coordinadora de Podología de la Universidad CEU San Pablo. “Con ácido nítrico, un papiloma desaparece en unas ocho sesiones, mientras que con la crioterapia sólo son necesarias tres”. El podólogo utiliza unas bombonas de gas congelado que son como pequeños extintores. “El tratamiento duele un poco, por eso no se emplea en niños, pero los adultos lo aguantan perfectamente con un anestésico local”, afirma Madrid.
Oftalmología: “Se utiliza, sobre todo, para tratar las pestañas que tienen una implantación anómala”, explica el doctor Javier Fernández-Vega Sanz, del prestigioso Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, de Orense. “A veces, también se puede usar para actuar contra algún tipo de cataratas y para eliminar lesiones en los párpados”, añade. Según estos expertos en oftalmología, la crioterapia “es un tratamiento más rápido y produce menos reacción inflamatoria” que otras alternativas. Por eso, sólo se usa anestesia local mientras se congela a -40 ºC la zona afectada con protóxido de nitrógeno introducido en una aguja.
Oncología: para destruir algunos cánceres de piel se aplica nitrógeno líquido directamente, con un atomizador. Pero cuando los tumores están ubicados debajo de la piel, como por ejemplo el de próstata, el médico utiliza una guía por imágenes para insertar criosondas hasta llegar al tejido enfermo y luego aplicar el nitrógeno líquido o el gas de argón, según dice un estudio de la Sociedad Americana de Radiología. Cuando hablamos de cánceres, es necesario congelar y descongelar las células varias veces para que las cancerosas mueran, pero rara vez se hospitaliza al paciente más de un día. En el caso del cáncer de próstata, se accede a la lesión a través de incisiones minúsculas que se hacen en el periné, aclara el estudio.
Ginecología: la crioterapia utiliza una sonda muy fina para congelar y extraer las células anormales del cuello del útero antes de que se conviertan en cancerosas. “Pero también se usa para quitar las verrugas genitales”, comenta la ginecóloga Ruth Gómez de Segura, de la Clínica Ginefiv de Madrid. El procedimiento, casi indoloro, no exige ningún tipo de hospitalización.
Articulaciones: “Utilizamos crioterapia, sobre todo, para ayudar a controlar el dolor y la inflamación después de una lesión; es especialmente eficaz cuando se aplica antes de que transcurran 72 horas desde que se ha producido”, indica Luis Barbado, fisioterapeuta de la Clínica Criterium de Málaga. Para aplicar crioterapia sobre articulaciones y músculos “existen máquinas muy sofisticadas que inyectan gas CO2 helado en la articulación, pero también da buen resultado el uso de compresas frías de gel hidrocoloide colocadas sobre la lesión”, añade Barbado. ¿La principal ventaja? Que, frente a otros tratamientos de fisioterapia, muy costosos, la crioterapia suele ser económica.

Continúa leyendo