¿Sabes que son los alimentos adaptógenos?

Después de un proceso de desgaste energético hay una serie de alimentos que nos ayudan a aumentar la resistencia del cuerpo y producen un efecto normalizador. Descubre sus poderes.

Los alimentos adaptógenos reducen los efectos adversos provocados por el estrés y dotan de más energía al organismo. Añadidos a cualquier dieta devuelven al organismo a su estado natural después de algún proceso, de una enfermedad o de cansancio acumulado. Dotan al organismo de una buena recuperación sin obligar al cuerpo a acabar con sus reservas, reforzando la vitalidad y procurando un bienestar general.

Estos son algunos de los alimentos que debes incluir en tu dieta:

- Ginseng. Esta planta medicinal ayuda al cuerpo a reducir el estrés, restaura y restablece la respuesta del sistema inmunológico y promueve la longevidad.

- Jengibre, algas y semillas de chía. El jengibre es una planta aromática con multitud de efectos saludables y curativos. Ayuda a combatir el estrés y cuenta con agentes antioxidantes para luchar contra el envejecimiento celular. Las algas, por su parte, cuentan con aminoácidos esenciales que ayudan al sistema nervioso, la relajación, el descanso y el sueño. Las semillas de chía poseen hasta 7 veces más omega 3 que un pescado azul y once saponinas, que reducen el colesterol y refuerzan el sistema inmune. Un batido de estos 3 ingredientes supone una bebida energética de primer orden. 

- Rhodiola rosa. Esta planta funciona como un termostato hormonal, ya que regula el nivel de cortisol.

Toma alguna de estas plantas en infusión o añadidas a tus platos.

- Desayunos adaptógenos. El comienzo del día es fundamental para afrontar toda la jornada con la vitalidad necesaria. Es importante incluir té matcha o leche con cúrcuma, como polifenoles muy positivos para el organismo. Mezclada con la leche, que tiene contenido graso, facilita que el cuerpo asimile la cúrcuma.

- Avena y arándanos. Estos alimentos incluidos en la dieta diaria favorece la digestión gracias a los nutrientes depurativos. Además, la avena es una gran fuente de energía. Es fundamental incluirlos en la primera comida del día.

Los adaptógenos son generalmente raíces de plantas, pero también pueden ser la corteza, las hojas o las bayas y también algunos tipos de setas. Pueden formar parte de nuestra dieta incluyéndolas en sabrosas recetas como el pudín de chocolate y chía, pollo con ginseng, ensaladas con papaya e infusiones, muy recomendables a cualquier hora del día.

CONTINÚA LEYENDO