¿Sabes si te nutres o te alimentas?

A pesar de que parecen conceptos sinónimos, la realidad es que no lo son. Te contamos cuáles son las principales características que diferencian un proceso de otro para que puedas mantener una dieta sana y equilibrada y una salud de hierro.

Tanto la alimentación como la nutrición son indispensables para conseguir una dieta saludable. Para ello, hay que proporcionar los nutrientes adecuados –tanto en cantidad como en calidad–, para cubrir las necesidades del sistema fisiológico. Por esta razón, las dietas deben ser personalizadas y no sirve la misma para todo el mundo.

Diferencias básicas

La alimentación es una acción voluntaria y consciente que consiste en introducir los alimentos en tu cuerpo. La nutrición, en cambio, es el proceso mediante el cual nuestro cuerpo aprovecha aquello que hemos ingerido para hacer que el organismo funcione con normalidad y disponga de la suficiente energía para hacer bien su trabajo.

La nutrición incluye la ingestión, digestión, absorción, transporte, distribución, metabolismo, almacenamiento y la excreción. Se realiza de forma involuntaria e inconsciente. La alimentación, por su parte, es un acto voluntario por el cual ingerimos alimentos para satisfacer el apetito y el hambre. Se puede educar de tal manera que puedes cambiar tus hábitos alimenticios para llevar una dieta sana y equilibrada.

Una dieta saludable

Los expertos recomiendan que, en una dieta saludable, las calorías deben proceder en un 50 % de los hidratos de carbono, en un 30 % de las proteínas y en un 20 % de grasas. No son lo mismo los hidratos de carbono de un pastel lleno de azúcar que los de una legumbre. Al igual que no son equiparables las grasas de la margarina que las del aceite de oliva.

Teniendo todo esto en cuenta, lo ideal para nutrirse adecuadamente es elegir los alimentos lo menos procesados posible y de cultivo ecológico. Es muy frecuente que se confunda el significado de los términos alimentación y nutrición: sin embargo, y aunque estén muy relacionados, no significan lo mismo.

Otros tipos de alimentación

  • Vegetarianismo. Este tipo de alimentación tiene como principio dejar de consumir cualquier tipo de carne y pescado.
  • Veganismo. Las personas que siguen esta alimentación no comen ni consumen productos de origen animal de ningún tipo, ni tampoco sus derivados, como la miel.
  • Crudismo. Lo practican aquellos que consumen alimentos no procesados y orgánicos sin cocinar, en un 60-100 % de su dieta.
  • Flexitarianismo. Su alimentación está basada en productos vegetales, pero se permiten comer pequeñas porciones de carne o pescado de forma esporádica como mero acompañamiento.

Continúa leyendo